Publicado el Informe de violencia contra la infancia 2012 de la Fundación Anar

El pasado 25 de abril con motivo del día Internacional de la lucha contra el maltrato infantil, la Fundación ANAR (Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo), ha lanzado una campaña dirigida a los niños que sufren algún tipo de maltrato y ha publicado el “Informe ANAR 2012: Violencia infantil en España”

Entre las conclusiones  del informe destacan:

  • Los agresores en los casos de violencia en menores son, en su mayoría, padres, compañeros de clase y madres.
  • La violencia de género en adolescentes es un tipo de violencia emergente en los últimos años, alcanzando ya edades más tempranas a partir de 12/13 años.
  • 1.778  niños y adolescentes víctimas de la violencia, encontraron en la Fundación ANAR  la ayuda y protección necesaria en el año 2012.

La Fundación ANAR, cuyos orígenes se remontan a 1970, se dedica en el marco de la Convención de los Derechos del Niño de Naciones Unidas, a la promoción y defensa de los derechos de los niños y adolescentes en situación de riesgo y desamparo, mediante el desarrollo de proyectos tanto en España como en Latinoamérica.

Gestiona desde 1994 el teléfono de ayuda a niños y adolescentes, una línea gratuita y confidencial que opera en todo el territorio nacional las 24 horas del día durante todos los días del año, ofreciendo de forma inmediata a los menores de edad ayuda psicológica, social y jurídica, cuando estos tienen problemas o se encuentran en situación de riesgo.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte a través del Centro Nacional de Innovación e Investigación Educativa (CNIIE), colabora con la Fundación ANAR en el “Proyecto Buentrato”, que se desarrolla en Institutos de Educación Secundaria en las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla. Con este proyecto se pretende realizar una labor educativa de prevención y sensibilización sobre las situaciones de riesgo de los niños y adolescentes en España.

La finalidad del Proyecto Buentrato es promover un papel activo de los niños y adolescentes en la defensa de sus derechos, promoviendo valores de respeto, empatía, comunicación y solidaridad. En definitiva prevenir el maltrato, mejorando la convivencia escolar y convirtiendo a los adolescentes en agentes activos, formando a un pequeño grupo de alumnos que se encarga de formar a sus iguales en el buentrato, y así generar una  espiral de formación que llega a todo el centro escolar, incluyendo a profesores y padres.