Perspectivas tecnológicas: Educación Superior en Iberoamérica 2012-2017

portada horizon iberoamericaEn 2012, el New Media Consortium y el eLEarn Center de la Universidad Oberta de Cataluña se unieron para realizar el informe Perspectivas tecnológicas: Educación Superior en Iberoamérica 2012-2017. En él se reflejan las principales tendencias y retos relacionados con la implantación de las TIC en este ámbito, y se presentan doce tecnologías cuya implantación está prevista para los próximos cinco años.

Las tendencias más destacables que actualmente afectan a la docencia, el aprendizaje, la investigación y la gestión de la información en la enseñanza universitaria en Iberoamérica son:

  • En relación a los principales agentes educativos. La multitud de aplicaciones de las nuevas tecnologías exige revisar el papel del profesorado, el cual ha de aceptar nuevos roles que van más allá de la mera transmisión del conocimiento en el aula. Como consecuencia de esta revisión, la capacitación de los docentes en el conocimiento y uso de las nuevas tecnologías se convierte en un elemento estratégico en la calidad de la docencia. Por otro lado, el aumento exponencial de la participación activa del alumnado, propiciada por las redes y nuevas tecnologías en los últimos años, conlleva la centralización del aprendizaje en el estudiante, ya que muchas de las nuevas tecnologías aplicadas a la educación se basan en el estudiante como constructor de su propio aprendizaje.
  • En relación a la propia tecnología. Características muy relevantes de los avances tecnológicos, como la creciente disponibilidad de ancho de banda en la conexión a internet y que las tecnologías están, cada vez más, basadas en la nube (almacenamiento de archivos en una memoria virtual), están propiciando uno de los nuevos y más importantes rasgos del cambio educativo basado en el cambio tecnológico: la ubicuidad temporal  y espacial, pues las personas pueden acceder a la información, compartir contenidos y trabajar cuando quieran y desde donde quieran.

También resulta esencial analizar los retos (muy ligados a las tendencias antes descritas) a los que se enfrenta la implantación de las nuevas tecnologías en la educación superior. Algunos de los más importantes son:

  • Adecuación a las nuevas tecnologías. Es necesaria una transformación en la organización de las estructuras institucionales, basándolas en redes de personas más que en estructuras jerarquizadas, para hacerlas más ágiles, flexibles y  accesibles.
  • Capacitación de los docentes en el conocimiento y uso de las nuevas tecnologías. Es imprescindible favorecer la alfabetización digital de los docentes, los que conllevará un aumento en el uso de las TIC por parte de los académicos, ya que  como refleja el informe, actualmente los académicos no hacen un uso ni eficiente ni adecuado de las nuevas tecnologías, ni en la práctica docente ni en la investigadora.

La última parte del informe pretende explorar las tecnologías educativas emergentes y prever su impacto potencial en el contexto iberoamericano. Las predicciones se dividen en tres grupos, atendiendo al tiempo que se estima que llevará su implementación:

  • Un año o menos: aplicaciones móviles, entornos colaborativos, computación en nube, y contenido abierto.
  • De dos a tres años: tabletas, aprendizaje basado en juegos, entornos personales de aprendizaje y geolocalización.
  • De cuatro a cinco años: analíticas de aprendizaje, aplicaciones semánticas, cursos masivos abiertos en línea y realidad aumentada.

Aunque todas estas tecnologías son diferentes, tienen algunas aplicaciones pedagógicas en común. Muchas de ellas, como las aplicaciones móviles, la computación en nube o los entornos personales de aprendizaje, permiten una gran movilidad del aprendizaje, eliminando las barreras temporales y espaciales de las aulas. Otras aumentan considerablemente las posibilidades de interacción y colaboración en los procesos de aprendizaje, como  los juegos, la realidad aumentada o los entornos colaborativos. Por otro lado, el contenido abierto y los cursos masivos abiertos hacen énfasis en el libre intercambio de la información y los recursos académicos a través de la Red.

En conclusión, la educación superior en Iberoamérica tiende cada vez más a un modelo de contenidos libres basado en las tecnologías móviles, en el que el alumno es el protagonista de su propio aprendizaje y la colaboración es un importante factor. Existen algunos obstáculos para la implantación de las tecnologías que podrían permitir este cambio de paradigma, como la falta de formación de los docentes o las dificultades que presentan las actuales estructuras institucionales, pero aún así se prevén importantes cambios en los próximos cinco años.