Campaña para ayudar a las personas que sufren violencia de género

La Comunidad de Madrid ha realizado una campaña para concienciar sobre la violencia de genero que muchas mujeres viven, asemejándola a una jaula y recordándoles que, a la primera señal, vuelen y escapen de su situación.


 

Salir de una situación de violencia de género es muy difícil para cualquier mujer. De hecho, un número incalculable de ellas no son siquiera conscientes de ser víctimas de violencia de género nunca. Las que llegan a serlo, o lo son desde el principio, suelen pasar por un proceso de aniquilación no sólo de su autoestima sino de su persona, durísimo de remontar incluso con los mecanismos que las sociedades modernas les ofrecen. Si a la condición de mujer víctima de violencia de género le añadimos una discapacidad, cualquiera, este negro panorama se vuelve mucho más terrorífico y desolador.

Desde el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) se denuncia que tener una discapacidad y ser mujeres implica que se está más cerca de sufrir la discriminación interseccional que, además, se manifiesta en una invisibilidad total y absoluta porque no hay reconocimiento en ningún tipo de política ni en España, ni en la Unión Europea ni en el mundo, que asuma o se preocupe por la radicalización de la violencia en las mujeres con discapacidad.

Y es que, en relación con la violencia de género que sufren muchas mujeres y niñas con discapacidad, unido con otros condicionantes como del empobrecimiento, no tener trabajo, proceder de una etnia minoritaria o vivir en un entorno segregado, entre otros, estas personas se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad.

Campaña Prevenir Violencia GeneroSegún el “Estudio temático sobre la cuestión de la violencia contra las mujeres y las niñas y la discapacidad”, realizado el año pasado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, las mujeres y las niñas con discapacidad sufren violencia de múltiples formas: en sus hogares o en establecimientos residenciales, a manos de los miembros de su familia inmediata, sus cuidadores o de extraños, en la comunidad, en las escuelas y en otros establecimientos públicos y privados. Por otra parte, un informe elaborado por el Parlamento Europeo asegura que casi el 80% de las mujeres con discapacidad es víctima de la violencia y tiene un riesgo cuatro veces mayor que el resto de mujeres de sufrir violencia sexual.

Se puede ampliar toda esta información en la página del CERMI.