Aprobado por el Parlamento Europeo el Informe sobre “El Patrimonio Gastronómico Europeo: aspectos culturales y educativos”

800px-Breakfast_manitou2121El pasado 12 de marzo el Parlamento Europeo aprobó por mayoría el “Informe de Iniciativa sobre el Patrimonio Gastronómico Europeo: aspectos culturales y educativos”. Presentada por el Grupo Parlamentario Popular, la propuesta pionera partió de la Real Academia de Gastronomía y de la Fundación Española de Nutrición, y de su compromiso común a favor de la incorporación al sistema educativo europeo de conocimientos sobre gastronomía y hábitos alimenticios, al considerar la gastronomía como “el conjunto de conocimientos, experiencias, artes y artesanías que permiten comer saludable y placenteramente”, y “una parte fundamental de nuestra identidad y elemento esencial del patrimonio cultural europeo”.

El informe ha sido redactado por el eurodiputado Santiago Fisas, y ha contado con el apoyo y la implicación de Jaime Mayor Oreja vicepresidente del Grupo Popular Europeo, Íñigo Méndez de Vigo, secretario de Estado para la Unión Europea, Rafael Ansón, presidente de la Real Academia de Gastronomía y Gregorio Varela, presidente de la Fundación Española de Nutrición, y ha sido avalado por Valentín Fuster, jefe médico del Hospital Monte Sinaí de Nueva York y director general del CNIC de Madrid.

En lo que respecta específicamente al sistema educativo, el texto solicita a los Estados miembros, entre otros:

  • Incluir en los planes educativos, desde la primera infancia, conocimientos y experiencias sensoriales (Talleres del Gusto) sobre alimentación, salud nutricional y hábitos alimenticios, incluidos aspectos históricos, territoriales y culturales, lo que contribuiría a mejorar el estado de salud y bienestar de la población, la calidad de los alimentos y el respeto por el medio ambiente.
  • Enriquecer el currículum escolar con información sobre la cultura gastronómica, el proceso de preparación, producción, conservación y distribución de alimentos, sus influencias socioculturales y los derechos del consumidor.
  • Reforzar en las escuelas de primaria y secundaria de toda Europa la educación en materia de nutrición y una correcta alimentación en los colegios, así como la práctica deportiva y la actividad física.
  • Aplicar las recomendaciones de la OMS para luchar contra la obesidad y la mala alimentación, insistiendo en que los Estados miembros hagan posible que todas las personas accedan a una alimentación sana y disfruten comiendo.

El Informe destaca también la necesidad de difundir la variedad y calidad de las regiones, los paisajes y los productos que son la base de la gastronomía europea, así como su importancia para la economía de la Unión. Por ello, solicita a los Estados miembros que formulen e implementen políticas destinadas a mejorar la industria gastronómica —sin olvidar su oferta turística— en el marco del desarrollo cultural y económico de las diferentes regiones.

El beneplácito del Parlamento Europeo supone, en definitiva, un paso decisivo para conseguir una regulación europea que permita la formación de los alumnos en gastronomía y nutrición, y una garantía que proteja y difunda el rico patrimonio de la cultura gastronómica europea.

 El informe completo puede consultarse en el siguiente enlace: Informe sobre el patrimonio gastronómico europeo: aspectos culturales y educativos – A7-0127/2014