Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención de la Enfermedad del MSSSI

La Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención de la Enfermedad quiere dibujar un marco general que permita el desarrollo progresivo de intervenciones dirigidas a ganar salud y prevenir las enfermedades, lesiones y la discapacidad. Se desarrolla en el marco del plan de implementación de la Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad en el Sistema Nacional de Salud.

Esta Estrategia ha sido diseñada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI) y contiene objetivos comunes con el Plan de Educación, Salud y Bienestar del CNIIE para el ámbito educativo, motivo por el cual se está desarrollando en estrecha colaboración entre ambas instituciones.

La Estrategia pretende promover una sociedad en la que los individuos, familias y comunidades puedan alcanzar su máximo potencial de desarrollo, salud, bienestar y autonomía, y en la que trabajar por la salud se asuma como una tarea de todos. Trata, pues, de facilitar un marco para la promoción de la salud y la prevención de las enfermedades a lo largo del ciclo vital, potenciando su integración en la cartera de servicios del sistema nacional de salud, implicando activamente a otros sectores de la sociedad y promoviendo la participación de los individuos y de la población para incrementar su autonomía y capacidad para ejercer un mayor control sobre la salud.

El objetivo principal de esta Estrategia es fomentar la salud y el bienestar de la población, promoviendo estilos de vida saludables y potenciando la seguridad. Para el logro de este objetivo, se han diseñado las siguientes líneas estratégicas:

  1. Empoderamiento en salud.
  2. Reorientación de los servicios de salud.
  3. Entornos saludables y seguros.
  4. Potenciación de la salud pública.
  5. Participación y acción comunitaria.
  6. Intersectorialidad en salud.
  7. Equidad en salud.

Los factores sobre los que se propone trabajar son aquellos que tienen importancia desde el punto de vista del abordaje de la cronicidad (alimentación; actividad física, consumo nocivo de alcohol, consumo de tabaco), así como el bienestar emocional y la seguridad del entorno frente a las lesiones. 

Aunque la adopción de un estilo de vida saludable es una decisión individual, la Estrategia considera fundamental trabajar para crear un entorno social y medioambiental adecuado donde las opciones saludables sean fáciles de elegir. De ahí que proponga incorporar el enfoque de los entornos promotores de salud, uno de los cuales es el entorno educativo. Para este entorno, la Estrategia propone profundizar en dos ámbitos concretos, “la actividad física y la alimentación saludable” y “el bienestar y salud emocional”, mediante las siguientes líneas concretas de actuación:

  • Promover la actividad físicas en la educación infantil, primaria y secundaria, tanto en horario extraescolar como aumentando la intensidad de la asignatura de educación física.
  • Extender los programas ya en marcha de consumo diario de fruta y verdura.
  • Promover el bienestar emocional de los menores (parentalidad positiva desde el entorno familiar, escolar y comunitario, y fomento de habilidades de vida en los tres entornos).

Para obtener información detallada sobre esta Estrategia puede consultarse el documento oficial de la Estrategia: Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención de la Enfermedad, o a la página web del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI).

Hay abierta una fase de consulta pública sobre la Estrategia en la que se puede participar en este link.