Red She de Escuelas saludables

Los pasados días 23 y 24 de marzo se ha celebrado en Madrid el primer encuentro nacional de técnicos de educación de la Red She de Escuelas saludables, una iniciativa europea que ve la luz en 1991 y de la que se hacen eco los  Ministerios de Educación y Sanidad (con la firma de un convenio, el 26 de Julio de 2005, para la promoción y educación  de la salud escolar) para la mejora de la salud del personal del centro, las familias y los miembros de la comunidad, además de los estudiantes, y que trabaja con la comunidad para ayudarles a comprender cómo puede la escuela contribuir a la salud y a la educación. Para ello es imprescindible la implicación de los profesionales de la salud, del profesorado, estudiantes, familias y la comunidad en la tarea de promover la salud.

El hilo conductor de todas las estrategias  desarrolladas es un enfoque integral de la escuela y el reconocimiento de que todos los aspectos de la vida de la comunidad escolar son potencialmente FOTO RED SHE 23importantes para la promoción de la salud. En estos planteamientos queda claro que es necesario  ofrecer algo más que simples clases, campañas o acciones puntuales de educación para la salud en el programa de estudios si deseamos que las escuelas desarrollen todo su potencial de promover la salud entre los niños y jóvenes.

En la actualidad forman parte de la RED 45 países y ocho CCAA españolas. Las Comunidades autónomas de Canarias, Navarra, Cantabria, Aragón y Extremadura se  han ofrecido para apoyar a las comunidades que decidan formar parte de la Red.

Al encuentro asistieron 17 técnicos de educación de las CCAA y dos de las ciudades autonómicas de Ceuta y Melilla para dar a conocer los marcos de referencia en hábitos saludables, europeo, nacional y regional; dar a conocer las características e una escuela promotora de la salud; compartir experiencias realizadas y crear un espacio de debate y reflexión sobre la intervención en salud escolar.

El ABC de la equidad, la Educación y la Salud de la Red se revisa en la Declaración de Odense (2013)