Programa KiVa Contra el Acoso Escolar

KiVa es el acrónimo de Kiusaamista Vastaan, que significa ‘contra el acoso escolar’. KiVa es un programa que se puso en marcha en el año 2007 con el fin de prevenir y afrontar el acoso en los colegios. Ha sido desarrollado en la Universidad de Turku de Finlandia y financiado por su Ministerio de Educación y Cultura.  KiVa se está llevando a cabo en el 90% de las escuelas finlandesas y se ha exportado a países como Holanda, Reino Unido, Francia, Italia y Suecia, entre otros.

Este programa se centra en tres ejes principalmente, en base a los cuales desarrollar los objetivos:

  • A nivel de escuela, el objetivo del programa KiVa es ofrecer al personal escolar información básica sobre el acoso escolar y las formas de abordarlo y lograr que el personal se comprometa con el trabajo sobre el acoso.
  • A nivel de clase, la meta es influir sobre los estudiantes para que, en lugar de aceptar silenciosamente la situación de acoso o alentar a los acosadores, apoyen a la víctima y trasmitan así que no aceptan las prácticas abusivas.
  • A nivel de los estudiantes, el propósito es abordar los casos graves de acoso de una manera efectiva. Eso siempre incluye una discusión de seguimiento para comprobar que la situación ha cambiado.

Imagen01KiVa se compone de 10 lecciones y trabajos que se realizan durante el año académico. Los alumnos, de entre siete y trece años, asisten una o dos veces al mes a estas clases, donde se debate sobre el acoso escolar y sobre el respeto hacia los demás y se realizan diversas actividades y trabajos grupales. Estas lecciones se complementan con un videojuego en el que los alumnos están inmersos en una escuela virtual donde practican medidas contra el acoso escolar y reciben comentarios sobre sus acciones. Incluso, el propio juego tiene una aplicación que es un buzón virtual que ofrece la posibilidad de enviar un mensaje al equipo de KiVa en el colegio.

Imagen02Con todo ello, se pretende que los alumnos aprendan a reconocer diferentes formas de acoso y educarlos sobre su papel a la hora de evitar y detener dicho acoso. Además, trata activamente de que los adultos de la comunidad escolar se comprometan con el tema, ofreciendo ayuda, información y materiales, y llevando a cabo reuniones en los centros para tratar el tema con profesores y padres.  Igualmente, el programa KiVa incluye actuaciones globales y también específicas. Están dirigidas a todos los alumnos de la escuela y consisten en esfuerzos que pretenden influir en las normas de grupo, enseñar a los chicos a comportarse de forma constructiva y a asumir su deber de no fomentar el acoso y de apoyar al as víctimas.

El programa KiVa ha sido reconocido a nivel internacional: consiguió el European Crime Prevention Award en 2009, y un ensayo de KiVa ganó el Social Policy Award al mejor artículo de 2012, otorgado por la Sociedad para la Investigación en la Adolescencia de EEUU.