Serie Alfabetizaciones (V): Alfabetización digital

Si la alfabetización básica es enseñar a leer y escribir; la cultural es enseñar a interpretar los enunciados de la comunicación oral y escrita; la mediática es la de enseñar acerca de los medios de comunicación; la informacional es enseñar a acceder, usar y seleccionar la información procedente de los medios de comunicación o de otras fuentes, la alfabetización digital es, de acuerdo con la definición de la competencia digital en la LOMCE, enseñar a usar de forma creativa, crítica y segura las tecnologías de la información y la comunicación para alcanzar los objetivos relacionados con el trabajo, la empleabilidad, el aprendizaje, el uso del tiempo libre, la inclusión y participación en la sociedad.

Sin embargo, esta nueva alfabetización no solo debe ser conseguida en el ámbito de la educación sino que también los adultos han de adquirir nuevos conocimientos y destrezas relacionados con las nuevas formas de crear, gestionar, transmitir, presentar y comprender la información usando las herramientas tecnológicas que están a disposición de todos. Igualmente, el entorno digital ha creado nuevas formas de sociabilidad y de negocio con nuevos códigos de comprensión y de comportamiento que exigen al individuo formar parte del sistema tecnológico.

De acuerdo con lo anterior, el objetivo fundamental de la alfabetización digital es crear “ciudadanos digitales”. Ya en 2010 el Proyecto DIGCOMP, un encargo de la Comisión Europea al Instituto para Estudios de Prospectiva Tecnológica (IPTS), define un modelo de competencias digitales válido para toda la ciudadanía y que incluye en cinco áreas:

  • Gestión de la información: identificar, recuperar, almacenar, organizar y analizar la información digital, según su relevancia y propósito.
  • Creación de contenidos: crear y editar nuevos contenidos (como procesamiento de textos para imágenes y video); integrar y reelaborar conocimiento; producir expresiones creativas, productos multimedia y programación; tratar y aplicar los derechos de propiedad intelectual y licencias.
  • Comunicación: comunicar en entornos digitales; compartir recursos a través de herramientas en línea; enlazar con otros y colaborar a través de herramientas digitales; interactuar y participar en comunidades y redes.
  • Seguridad: protección personal, protección de datos, protección de la identidad digital, medidas de seguridad, uso seguro y protección medioambiental.
  • Resolución de problemas: identificar las necesidades y los recursos digitales; tomar decisiones informadas sobre cuáles son las herramientas digitales más adecuadas de acuerdo con el propósito o la necesidad; resolver problemas conceptuales a través de medios digitales; usar las nuevas tecnologías de forma creativa, resolver problemas técnicos y actualizar las competencias propias y las de los demás.

En el ámbito escolar, estar alfabetizado digitalmente implica, como profesor, conocer, seleccionar y usar las nuevas tecnologías que faciliten su labor de enseñanza, educando a sus alumnos en el uso crítico de las herramientas tecnológicas. E implica, como alumno, aprender a desenvolverse en la sociedad digital que le rodea, habituándose a un aprendizaje permanente al ritmo del progreso tecnológico. Es cierto que las posibilidades pedagógicas y didácticas que nos ofrecen los recursos digitales son muchas, tantas que puede quedar diluido el proceso formativo de los individuos en relación a los contenidos frente al uso de los recursos digitales.

Lo que es evidente es que el “aprendizaje a lo largo de toda la vida” (life long learning) es ya un hecho en la Sociedad de la Información y del Conocimiento. La formación en la Tecnologías de la Información y Comunicación se convierte en parte de la formación permanente necesaria para cualquier persona que, por causas laborales o personales, deba crear o tratar documentos multimedia interactivos en soportes digitales.

Desde el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte se fomenta la alfabetización digital, no solo desde el ámbito curricular a través de la ley, sino también extracurricular a través del proyecto de Alfabetizaciones múltiples en el sitio web leer.es del Centro Nacional de Innovación e Investigación Educativa (CNIIE) y del Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado (INTEF).


Imagen destacada: N. Monjo