“Los Libros a las Fábricas”: Éxito de fomento a la lectura de la fundación AGFITEL

La Fundación Anastasio de Gracia-FITEL (AGFITEL) es pionera en el desarrollo de un innovador proyecto de fomento a la lectura en el ámbito laboral que parte de la idea de conciliar trabajo y lectura, bajo la premisa de que una sociedad formada es una sociedad leída.

La iniciativa, bajo el título “Autores y autos ¡Arráncate a leer!”, nació en 2014 con el patrocinio del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a través del Plan de Fomento a la Lectura. Entre los meses de octubre y noviembre, y en las cuatro principales factorías españolas del automóvil, se distribuyeron un centenar de ejemplares de un autor contemporáneo entre los trabajadores. Estos se comprometieron a leer el libro en un mes y, posteriormente, a debatir el mismo en un encuentro con el autor en la propia fábrica. Los autores elegidos para esta primera edición fueron Juan José Millás, Rosa Regás, Javier Sierra y Santiago Posteguillo.

construyete leyendo

Fuente imagen: AGFITEL

Tras el gran éxito alcanzado, la segunda edición del proyecto se desarrolló durante los meses de noviembre y diciembre de 2015 bajo el título “Los Libros a las fábricas”. Esta edición contó, aparte de con el patrocinio del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, de las secciones sindicales y editoriales varias.

El acercamiento de los libros se amplió para, además de llegar a los sectores de la automoción, llegar al de la siderurgia, denominándose “Autores y acero ¡Fúndete a Leer!”, y a la construcción, bajo el lema “Autores y obras ¡Constrúyete Leyendo!”. Autores de la talla de Espido Freire, José Antonio Marina o Julio Llamazares, entre otros, participaron en esta edición, en la que igualmente los trabajadores recibieron gratuitamente un libro, comprometiéndose a leerlo en un mes para posteriormente debatirlo con su autor.

fundete a leer

Fuente imagen: AGFITEL

En ambas ediciones, se repartieron de forma gratuita más de 1330 libros en un total de 13 factorías y con una implicación de 446 trabajadores. Una de las mayores dificultades a las que se enfrentaron, fue la de encontrar el momento idóneo para compatibilizar el encuentro entre trabajadores y escritor dentro del horario laboral de los primeros. Sin embargo, una de las satisfacciones ha sido que, entre las empresas participantes, una va a crear un club permanente de lectura para sus trabajadores, cumpliéndose de esta forma uno de los objetivos principales propuestos que es el del fomento a la lectura.