Comunidades de lectores

Desde hace años, la práctica colectiva de la lectura no se restringe al contexto de la escuela, sino que cada vez existen otras prácticas lectoras en las que la participación ciudadana crea nuevas experiencias y construye nuevos significados de una obra literaria.

feria del libroLos espacios de lectura tradicionales (la escuela y la biblioteca) se combinan con otros espacios físicos como son las ferias del libro o las librerías que han evolucionado desde ser espacios de comercialización de libros a convertirse en lugares de encuentro y de diálogo entre lectores y entre estos y autores y de realización de otro tipo de actividades culturales en aras del fomento de la lectura. Por otra parte, en los primeros años del siglo XXI han surgido otros espacios que se comprometen con la sociedad ofreciendo un acceso a los libros gratuito para todo aquel que quiera leer, estamos hablando de iniciativas como la del Bibliometro, un servicio gratuito de préstamo de libros instalado en distintas estaciones de metro de ciudades como Valencia o Madrid cuyo objetivo principal es fomentar el hábito lector entre la ciudadanía, sobre todo la de aquella que afirma que no lee porque no tiene tiempo.

Aparte de estos espacios físicos donde se agrupan lectores, se han creado nuevos espacios gracias a la aparición de internet como los clubes de lectura virtual. Coinciden en los clubes tradicionales en que los lectores se reúnen de forma periódica para hablar de una lectura propuesta, pero la diferencia estriba en que pueden participar personas desde cualquier parte del mundo y de forma anónima. En la Red podemos encontrar específicamente clubes virtuales como el Club de lectura del Instituto Cervantes, los Clubes de lectura de la Comunidad de Madrid, el Club de lectura virtual de las bibliotecas de Castilla y León o el Club virtual de lectura de las bibliotecas de La Coruña.

club_lectura_cervantes

Igualmente, el uso social de la lectura se sigue confirmando con la aparición de distintas redes sociales que forman comunidades de lectores como Entrelectores, una red social que va más allá de la recomendación de libros, ya que ofrece, además, la oportunidad a autores y editoriales de que sus libros sean leídos por lectores para saber sus intereses y opiniones, creando así un espacio colaborativo en el que surgen nuevas experiencias mediante el contacto entre el lector-escritor-editor. Otras redes sociales en castellano sustentadas por comunidades de lectores son Lecturalia, Librote o la plataforma de blog BooksLike que te permite escribir entradas o hacer estanterías virtuales con tus lecturas favoritas.

Por último, hacemos referencia a los canales de los booktubers que congregan a miles de adolescentes y jóvenes cuyo interés común es la lectura.

Fuente de la imagen: Feria del Libro CC CC

Fuente de la imagen. Club de lectura CC