El Cómic como herramienta básica de motivación para la lectura

El cómic ha dejado de ser considerado con el paso de los años como arte menor y lectura de adolescentes o frikis obsesionados con superhéroes para ser valorado como un arte secuencial con estatus propio, cuyo fin es la transmisión de información y la obtención de una respuesta estética por parte del lector.

FlashGordon200

flashgordon.com

En España no es hasta principios del siglo XX, y gracias a la mítica revista infantil TBO, que el cómic  empieza a cobrar relevancia en ámbitos culturales de prestigio, gracias a la consolidación del mismo como objeto de consumo popular. En la década de los 30, este consumo se incrementa con las publicaciones de las primeras traducciones de cómics de aventuras americanos como “Flash Gordon” o “las Aventuras de Tarzán”. La Guerra Civil supone una parada en la evolución de este emergente género que vivirá, no obstante,  su época dorada en la década de los cuarenta y cincuenta gracias a dos tipos de publicaciones, reflejo de la sociedad de la época.

edicionesb.com

edicionesb.com

Por un lado, las de superhéroes a la española que luchaban contra las injusticias como “El Guerrero del Antifaz” (1943) o “Capitán Trueno”(1956)y por otro, los de corte humorístico, reflejo de las necesidades y preocupaciones de la sociedad, con personajes como los de “Carpanta”(1947),”Zipi y Zape” (1948) o “Mortadelo y Filemón” (1958).

tebeoesfera.com

tebeoesfera.com

Los años sesenta y setenta son testigo de una evolución del cómic hacia un público más adulto, surgiendo la famosa revista “El Jueves” (1977), caracterizada por su humor de la calle a la hora de tratar temas sociales y políticos. Durante los ochenta, se consolida la proyección internacional del cómic español, creándose diferentes salones, jornadas y encuentros como por ejemplo, el Salón Internacional del Cómic de Barcelona (1981). En los noventa, vuelve el boom de las historias humorísticas que tanto éxito tuvieron durante la época dorada adaptadas a las nuevas realidades, y con ellas un renacer de las historietas. Con el nuevo milenio, llega al cómic una nueva dimensión cinematográfica con el Manga Japonés, la novela gráfica y las nuevas hornadas de superhéroes que siguen haciendo las delicias de pequeños y mayores por igual.

El cómic, por consiguiente, constituye una herramienta básica de fomento a la lectura debido principalmente a su característico lenguaje visual. Esta, su principal característica, se consigue a través de su organización secuencial en viñetas que confieren a la imagen en la operación de lectura, una dimensión temporal especial. Asimismo, se consigue a través de la utilización de símbolos abstractos que también ayudan a visualizar el lenguaje, como son los bocadillos, las onomatopeyas o las letras tipo imprenta. Son estas características las que convierten al cómic en medio idóneo de perfeccionamiento de la comprensión lectora en clase, contando con los alicientes de la motivación y de la atención a la diversidad, y permitiendo a su vez el desarrollo de la imaginación y de la capacidad crítica y de análisis.

La utilización de herramientas digitales permite una explotación todavía más motivadora e interactiva de cómic en el aula, contribuyendo así al desarrollo de la alfabetización visual de los alumnos. Un interesante recurso para desarrollar la expresión escrita, tanto en castellano como en inglés, elaborado por el Ministerio de Educación, Ciencia y Deporte  es “Playcomic”, donde los alumnos pueden desde crear un cómic o completar uno ya empezado, hasta  convertir una historia ya escrita en cómic.playcomic200 Su adaptabilidad permite que el recurso pueda ser utilizado tanto con alumnos de primaria como de secundaria y bachillerato. En esta línea, la página web Pixton ofrece la opción, mediante un interfaz sencillo, de crear nuestros propios cómics gratis en la opción “para divertirse”. La aplicación para móvil gratuita  “Comic Maker” permite, de igual manera, elaborar fácilmente cómics pero esta vez a partir de fotografías.