Indicador estructural sobre Consecución de Competencias Básicas

Si el pasado 30 de noviembre se daba una visión panorámica del indicador estructural sobre Educación Atención a la Primera Infancia –EAPI  (asegurar el acceso universal, pautas educativas o medidas de apoyo lingüístico, entre otras cuestiones) en esta ocasión, os presentamos información sobre la Consecución de Competencias Básicas.postadax

Se trata del segundo de los indicadores estructurales que se anunciaba en el post introductorio de la presentación del estudio de Eurydice “Indicadores estructurales para el seguimiento de los sistemas educativos y de formación europeos” – 2016 (Seguimiento de la ET2020) publicado por la Comisión Europea el pasado 07 de noviembre.  Y que, a su vez, sirve como fuente de la que bebe el Monitor de la Educación y la Formación (“Education and Training Monitor 2016”).

El hecho de que un 22.1% de los estudiantes europeos presente un bajo rendimiento en matemáticas; un 17.8%, lo posea en comprensión lectora o, un 16.6% lo manifieste en ciencias (de acuerdo con los últimos datos arrojados por PISA en el año 2012), dejan entrever las dificultades que muchos jóvenes encuentran para afrontar las demandas de una sociedad cada vez más competitiva. Como resultado, no solo se pone en cuestión la efectividad de los procesos de enseñanza aprendizaje sino también los de la equidad de los sistemas educativos.

En consecuencia, hablar sobre el logro de las competencias básicas pasa de la mano de considerar los 5 indicadores siguientes:

DIAGRAMA1. Pruebas nacionales estandarizadas en alfabetización, matemáticas y ciencias

La importancia de la realización generalizada en Europa de pruebas nacionales radica en la provisión a la sociedad de información de carácter comparable sobre el rendimiento del alumnado, centros educativos y del propio sistema escolar. Además, se concibe como un instrumento de medición y control del progreso en la materia.

Pero, ¿qué es una prueba nacional? Se trata de una prueba estandarizada, vehículo de evaluaciones de tipo formativo o sumativo, administrada desde la administración nacional en la que su diseño, contenidos, administración, corrección, uso así como interpretación de los datos son competencia de la administración central.

En la mayoría de países europeos estas se centran en lengua, matemáticas y ciencias. Sin embargo, en otras naciones se sigue un sistema de asignaturas rotativas con la finalidad de reducir al mínimo la carga que supone la elaboración de exámenes.

2.1

2. Informes nacionales recientes sobre el rendimiento en competencias básicas

Este indicador se refiere a los informes publicados desde 2011 por la mayoría de países europeos que se centran en plasmar las tendencias en rendimiento, factores que contribuyen al rendimiento insuficiente y enfoques efectivos para la mejora del rendimiento.

Las competencias estudiadas en dichos informes son principalmente las de lengua, matemáticas y ciencias, como se señalaba anteriormente. En concreto, tan solo 1/3 de los países incluye esta asignatura. Y cabría señalar que algunos países complementan esta información con la de los informes internacionales PISA, TIMMS o PIRLS.

2.23. Utilización de datos sobre rendimiento en la evaluación escolar externa

La evaluación externa de los centros educativos integra el análisis de los procesos de enseñanza aprendizaje y los aspectos de gestión. Además, en la mayoría de países europeos se tienen en cuenta los resultados académicos. En otros como Estonia, Grecia o Eslovaquia son los procesos escolares o el cumplimiento de los reglamentos los elementos puestos en valor.

Sin embargo, los datos vinculados al rendimiento de los alumnos incluyen elementos tales como:

  • resultados de pruebas internacionales
  • calificaciones de profesores
  • datos del progreso del alumnado a lo largo de su vida escolar
  • resultados en el mercado laboral

2.34. Cómo se aborda el bajo rendimiento de los alumnos en la formación inicial del profesorado (FIP)

Este indicador se ocupa de analizar el marco legal en materia de formación inicial del profesorado para observar si se hace hincapié en la adquisición, por parte de este, de competencias básicas al finalizar sus estudios de formación inicial. De forma ilustrativa, la mayor parte de países que centralizan la regulación de FIP recomienda el aprendizaje de los profesores noveles sobre el modus operandi frente a dificultades de los alumnos.

Así mismo, contempla un análisis del grado de autonomía de las instituciones de Educación Superior en relación al contenido incluido en sus programas de FIP. En este sentido, en 12 países las instituciones de Educación Superior se sumergen en total autonomía para la decisión del contenido de la FIP.

2.45. Apoyo adicional a escuelas con alumnos desaventajados

¿Las autoridades destinan recursos adicionales a los centros que matriculan a un número alto de alumnos en desventaja? Se trata del interrogante al que responde este último indicador dejando datos de gran interés como:

  • 2 de cada 3 sistemas educativos conceden ayudas para alumnos en desventaja
  • la mayoría de centros educativos europeos reciben dichas ayudas
  • existen ayudas a nivel regional, municipal o programas sociales

2.5

A vuestra disposición,

Eurydice-España EDIE