Structural Indicators for monitoring education and training systems in Europe 2016 (V y último)

imagen post quinto indicador_04_01_2016Hoy finalizamos con el análisis del estudio de Eurydice Indicadores estructurales para el seguimiento de los sistemas educativos y de formación europeos 2016, publicado por la Comisión Europea el pasado 7 de noviembre, y que complementa la información ofrecida en el Education and Training Monitor 2016 (Monitor de la Educación y la Formación vinculado al Marco estratégico: Educación y Formación 2020).

La Unidad Eurydice España-REDIE os ha venido exponiendo los indicadores estructurales que aquí indicamos:

1- Educación y atención primera Infancia (EAPI).

2- Logros en competencias básicas.

3- Abandono temprano de la Educación y la Formación.

4- La Educación Superior.

Hoy os proponemos analizar el siguiente índice de referencia de la UE en educación que deberá lograrse en el año 2020: “Al menos el 82% de los titulados (personas entre 20 y 34 años que han terminado al menos el segundo ciclo de enseñanza secundaria) debe tener un empleo en un plazo de no más de tres años después de terminar los estudios”.

Dada la importancia de fomentar la empleabilidad por medio de la educación y la formación con miras a hacer frente a los desafíos del mercado de trabajo actuales y futuros, la empleabilidad se convierte en uno de los asuntos clave en la ET2020. Por este motivo, la Dirección General de Educación y Cultura de la Comisión Europea identifica un quinto indicador relativo a la Empleabilidad de los Graduados que, acordado con las Unidades Nacionales de Eurydice y el Grupo Permanente de Puntos de Referencia e Indicadores, es especificado por la Comisión Europea para evaluar y medir el progreso en el área de Educación y Formación hacia el gran objetivo estratégico de Lisboa 2000.

El término ‘Graduados’, para este indicador, se refiere estrictamente a aquellos ciudadanos europeos que han acabado estudios superiores.

Las políticas de la Comisión Europea resaltan el importante papel de la Educación Superior en la formación del alumnado en conocimiento y competencias clave transferibles que son necesarias para tener éxito en ocupaciones altamente cualificadas.

También destaca el papel de los empleadores en el diseño de programas que incluyan prácticas laborales en la Educación Superior.

Por lo tanto, los asuntos que han de tratarse superan el simple seguimiento de las tasas de empleo de graduados. En un contexto de crisis, muchas son las áreas de acción que pudiera enfrentar el problema del desempleo juvenil.

Los indicadores estructurales que siguen ilustran el amplio espectro que pueden alcanzar las políticas para mejorar la empleabilidad de los graduados:

figura 1 indicador 5

Utilización de las previsiones regulares del mercado laboral

Este indicador implica una estimación previa de la cantidad de puestos de trabajo disponibles en una economía y la cualificación requerida para desempeñarlos, y valora:

  1. si los países hacen previsiones regulares de su mercado de trabajo
  2. si las autoridades educativas y la patronal hacen un uso sistemático de esas previsiones oficiales

Las previsiones del mercado laboral son un mecanismo interesante para anticiparse a las necesidades del mercado, analizando las posibles ofertas y demandas de perfiles concretos de trabajadores. Permiten a empleadores, demandantes, familias y estudiantes, agentes sociales y políticos, la correcta toma de decisiones acerca del mercado laboral y la formación.

Estas previsiones pueden inspirar políticas de planificación y diseño de planes de estudios, y que los servicios de orientación encaminen a los estudiantes potenciales hacia los campos donde pudiese haber necesidades laborales en el futuro.

España se encuentra entre los países que analiza las necesidades del mercado de forma regular, pero no se hace un uso sistemático de este análisis por parte de las autoridades educativas.

Implicación de los empleadores en los procesos externos de garantía de la calidad

Involucrar a los empleadores en el diseño, organización y evaluación de los programas de la educación superior asegura una mayor eficacia al establecer las necesidades del mercado laboral para que las instituciones educativas pudieran dar una respuesta correcta a las mismas.

Las instituciones educativas superiores deben hacer un seguimiento de los empleos obtenidos por sus graduados. De esta manera, formarán parte activa de los procesos de análisis de calidad en la educación. Algunos países europeos han introducido procedimientos para asegurar que las instituciones vinculen sus estándares de rendimiento a la empleabilidad de sus graduados. En otros, los criterios de empleabilidad forman parte de los mecanismos de comunicación entre las autoridades educativas y las instituciones de educación superior.

Requisitos o incentivos para prácticas laborales de estudiantes

Uno de los objetivos básicos en relación a la empleabilidad es el rol que las instituciones de educación superior adoptan para proveer a sus alumnos de las competencias necesarias para encontrar trabajo tras su graduación. Una de las vías más comunes es asegurar que los graduados realizan prácticas laborales en las empresas.

Datos y estudios comparativos muestran que aquellos alumnos que han realizado prácticas laborales en empresas antes de su graduación encuentran trabajo de mejor manera que aquellos colegas sin una experiencia laboral previa.

Por ‘trabajo en prácticas’ (work placement) encontramos dos definiciones diferentes:

  • asignación de puestos supervisados (p.e. a través de becas), de modo que: el estudiante puede aplicar sus conocimientos y cualidades adquiridas durante sus estudios.
  • período de trabajo voluntario, que aspira a: que el alumno se familiarice con el entorno laboral a la par que realiza un trabajo beneficioso para la comunidad.

El siguiente mapa muestra en qué países europeos las autoridades han tomado medidas para mejorar la empleabilidad de sus graduados asegurando que las instituciones incluyan las prácticas en sus programas educativos.

figura 2 indicador 5

Disponibilidad de orientación laboral para estudiantes de educación superior

Ofrecer orientación laboral a los alumnos es uno de los mecanismos para dotarles de habilidades relativas al mercado laboral y ayudarles a encontrar empleo. Es un importante recurso que conduce a realizar aprendizajes no tradicionales ni meramente académicos, especialmente si esta orientación se da a lo largo de toda su formación y no solo en el último año.

Por ‘orientación laboral’ se entienden los servicios y actividades que ayudan al alumnado a tomar decisiones educativas y de empleo, así como a gestionar sus respectivas carreras. En este indicador se tienen en cuenta la orientación laboral en ambas formaciones, formación profesional y académica.

Se considera que es especialmente valiosa si se desarrolla a lo largo de la enseñanza, desde el mismo momento en que se inicia. Actualmente es muy limitado el número de estudiantes que lo utilizan.

En la gran mayoría de los países europeos están disponibles servicios de orientación laboral para todos los estudiantes de instituciones de educación superior, solamente Croacia y Bosnia Herzegovina carecen de esta posibilidad.

figura 3 indicador 5

 Uso de encuestas regulares de seguimiento de  graduados

Estos informes hacen seguimiento de los primeros empleos de los graduados y arrojan datos del porcentaje de graduados empleados tras la graduación, la calidad de los empleos, el tiempo en finalizar los estudios, la satisfacción de los implicados y la relación entre las habilidades adquiridas y los requisitos del trabajo.

Estos estudios de seguimiento son herramientas útiles para realizar una evaluación mutidimensional de la empleabilidad en la Educación Superior, y son prioritarios en la agenda New Skills for New Jobs de la Comisión Europea.

Este indicador muestra la naturaleza y la disponibilidad de estudios de seguimiento de los graduados en Europa. En la mayoría de los sistemas educativos europeos se estudian la trayectoria de los graduados, pero solo en 16 de ellos se realizan esfuerzos sistemáticos para utilizar la información recogida en favor de asegurar la calidad del sistema.

A vuestra disposición,

Eurydice España-REDIE