María Sierra Flórez en el Lycée Carnot- Sampaix, Roanne (Francia)

Me llamo María Sierra Flórez, soy profesora de Geografía y entre el 14 y el 25 de marzo realicé una estancia profesional en el Lycée Carnot-Sampaix. Dicho centro educativo se encuentra en la localidad de Roanne, en la región de Rhône-Alpes (Francia). En él se imparten el bachillerato científico general y el tecnológico. Además, se oferta formación profesional (de grado medio y superior) en especialidades como Electromecánica de vehículos,  Diseño de moda, Transporte y logística de mercancías o Concepción de productos industriales. El instituto cuenta con dos emplazamientos: el “site Carnot”, para la docencia del bachillerato y de la FP de grado superior, y el “site Sampaix” para el resto de ciclos formativos de formación profesional. Tiene aproximadamente 700 alumnos, 120 de los cuales están alojados en internado del instituto.

Durante este periodo de diez días lectivos participé en las clases de Español como segunda lengua extranjera y de la Sección Europea para tratar temas relacionados con la geografía y la historia de España, la “España Verde”, los Picos de Europa y el arte barroco español. Asimismo, asistí como oyente a clases de Economía, Inglés y Geografía e Historia. A lo largo de la estancia pude observar la tendencia al trabajo en grupo entre compañeros de distintas asignaturas en el lycée Carnot-Sampaix. Posiblemente, el hecho de que haya únicamente una sala de profesores y la inexistencia de departamentos por áreas, hacen que los docentes estén siempre en contacto y establezcan un continuo intercambio de impresiones, favoreciendo así la cooperación interdisciplinar.

La estancia profesional realizada resultó ser muy satisfactoria y sumamente enriquecedora para mi práctica docente.  La profesora de español, Maryline Dubruc, se ocupó de mí en todo momento, al igual que el equipo directivo del centro y los demás compañeros, que me acogieron como una profesora más. Las dos semanas fueron muy intensas y dinámicas; los primeros días resultan un poco desconcertantes por la cantidad de información que se recibe y las novedades, pero a mediados de la segunda semana ya me encontraba integrada en el centro. El tiempo pasó muy deprisa y tuve la sensación de que hubiera sido conveniente una semana más para aprovechar plenamente de la estancia profesional.

Lycée Carnot-Sampaix