Combatir las faltas a clase mejoraría los resultados en PISA

Hacer novillos, pelarse las clases, hacer pellas… La expresión concreta puede cambiar con el paso del tiempo y variar entre territorios, pero el problema es siempre el mismo. Muchos estudiantes no faltan nunca a clase, pero otros faltan algunas veces y los hay que lo hacen muy a menudo. En España, parece pasar más que en otros países desarrollados. ¿Tiene eso alguna importancia? ¿Hay diferencias entre comunidades autónomas? ¿Qué efectos tiene en el rendimiento educativo? PISA 2012 permite abordar todas esas cuestiones.

Los resultados de PISA 2012 muestran que faltar a clase se asocia negativamente con el rendimiento educativo. Pero esta conclusión tiene diferentes matices, que referidos a los resultados por comunidades autónomas, se recogen en el primer boletín EducaINEE especial autonomías titulado Hacer novillos y PISA 2012: el caso de las CC.AA. españolas. 

Esta nueva serie “especial autonomías” tiene por objetivo presentar los resultados de los informes de evaluación en España desglosando los datos por comunidades autónomas. En este primer número se analizan los efectos de las faltas a clase y de puntualidad  en el rendimiento de los alumnos.  

En España, existen diferencias de hasta 15 puntos entre las comunidades autónomas participantes en PISA respecto a los datos que proporcionan alumnos sobre si han llegado tarde a clase o han faltado a alguna clase sin autorización.  

grafico1

Los resultados PISA ponen de manifiesto que en España el 28 % de los alumnos manifiesta haber faltado algún día a clase, mientras que en la OCDE, este porcentaje es del 15%. Solo País Vasco y Galicia consiguen mejorar los porcentajes de la OCDE.

grafico2

Estos datos sobre faltar a clase o llegar tarde, como no podría ser de otra manera, afectan al rendimiento:

Los estudiantes que llegan tarde a clase obtienen peores resultados que los que no lo hacen; las diferencias en el rendimiento pueden alcanzar 49 puntos, lo que equivale a más de un año de escolarización. grafico3 

Pero los efectos son aún mucho mayores cuando hablamos de faltar días enteros a clase, con diferencias, en algunas comunidades, de hasta 80 puntos, equivalentes a dos años de escolarización.  

grafico4

Los resultados pueden no sorprendernos, por parecer a previsibles, pero PISA 2012 refleja también que las faltas de asistencia pueden afectar a los compañeros de los que llegan tarde o faltan con frecuencia a clase: Cuanto más elevado es el porcentaje de alumnos que faltan días enteros de clase, menor tiende a ser la puntuación de los alumnos que no faltan nunca.

Así podemos afirmar que trabajar para evitar las faltas a clase y mejorar la puntualidad es uno de los retos que tenemos delante para mejorar los resultados de nuestro sistema educativo.

Imagen de cabecera de Juan Carlos Mejía

 Te puede interesar…