¿Cómo se relacionan los resultados de PISA con los logros en la vida adulta?

Cuando se publican los informes de evaluaciones internacionales como PISA todos nos lanzamos con avidez a diseccionar los datos, tablas y gráficos y compararlos con los anteriores para apreciar en qué se ha mejorado, en qué se ha empeorado o en qué nos hemos mantenido estables. La mejora de la calidad del sistema educativo es nuestra finalidad última, por lo que es entendible nuestro afán de querer descifrar los resultados de estas comprobaciones empíricas. Saber si los cambios introducidos con anterioridad están funcionando o qué partes necesitan mejorar es una parte muy importante de nuestra labor. En vista a lo anterior podríamos preguntarnos ¿sería posible predecir resultados a años vista con los resultados de PISA para así poder anticipar las medidas?

En el número 102 del PISA in Focus se presentan unos interesantísimos datos que nos demuestran que PISA no solo nos presenta una foto fija sobre el estado de la educación, sino que además es una herramienta que nos puede proporcionar una previsión de futuro, más concretamente a cómo será la vida de los estudiantes que participaron en el estudio.

El informe Equity in Education: Breaking Down Barriers to Social Mobility presenta datos de cuatro países –Australia, Canadá, Dinamarca y Suiza- en el que los datos indican claramente que aquellos estudiantes que obtuvieron buenos resultados en PISA cuando tenían 15 años lograron tener una edad adulta más próspera, de acuerdo a diferentes indicadores como el nivel educativo conseguido o el trabajo que obtuvieron al acceder al mercado laboral. Los estudiantes con mejores puntuaciones en lectura demostraron tener mayor probabilidad para finalizar estudios universitarios que aquellos estudiantes con peores puntuaciones. En Canadá, el 62% de los estudiantes con mejores puntuaciones habían obtenido un grado universitario a los 25 años, comparado con solo el 9% de los estudiantes con peor puntuación.

Fuente de la imagen: número 102 del PISA in Focus

Pero no solamente se puede predecir los logros educativos de los participantes sino también el tipo de trabajos que obtendrán. En Australia, por ejemplo, solo el 14% de los estudiantes obtuvieron peores puntuaciones en lectura obtuvieron trabajos cualificados a los 25 años mientras que cerca del 50% de los estudiantes con mejores puntuaciones obtuvieron trabajos cualificados a esa misma edad. Además, los entrevistados que tuvieron un peor nivel de desempeño tuvieron mayor probabilidad de acabar completamente fuera del mercado laboral. En Canadá, solo el 4% de estudiantes con mejores puntuaciones eran “ninis” (NEETs en inglés. Neither in Education nor in Employment or Training) a los 25 años mientras que entre los que obtuvieron peores puntuaciones el porcentaje era del 9%. Otro de los factores que ayuda a predecir el destino de estos estudiantes es su entorno socio-económico. La formación académica de sus padres tiene relevancia pues se observa que si tienen estudios universitarios la probabilidad de desempeñar un trabajo cualificado a los 25 años aumenta entre un 7% y un 20%.

Otro de los aspectos interesantes del estudio es la relación que se puede extraer de las respuestas del cuestionario PISA sobre equidad y la futura formación académica y carreras laborales de los estudiantes. En estos 4 países anteriormente mencionados se ha observado que aquellos estudiantes que mostraron su interés a los 15 años en trabajar en puestos de alta cualificación tuvieron más probabilidad de hacerlo de adultos que aquellos que no mostraron esas mismas expectativas. En Australia, el 40% de los que mostraron su interés por trabajar en ese tipo de puestos lo consiguió mientras que solo el 20% de los que no lo hicieron acabaron teniendo trabajos de alta cualificación.

Finalmente señalamos como incluso la actitud y perseverancia ante las dificultades pueden señalarnos el recorrido formativo de una persona. En Dinamarca se ha observado como los estudiantes con estas características tuvieron más probabilidades de obtener un grado universitario a los 25, concretamente un 35% más, que aquellos que no.

En conclusión, este PISA in Focus nos demuestra como el desempeño en sus evaluaciones y las respuestas a sus cuestionarios específicos proporcionan valiosa información acerca de las perspectivas de los estudiantes que nos puede ayudar a formar una imagen bastante nítida de su futuro como miembros activos de nuestra sociedad.

Más información en:

Número 102 del PISA in Focus

Equity in Education: Breaking Down Barriers to Social Mobility