¿Está la colaboración docente entre los objetivos del 2021?

Fuente: https://oecdedutoday.com/collaborating-with-teachers-worldwide-resolutions-2021/

El cierre de los centros educativos el año pasado ha permitido poner en valor la importancia de las clases. En este sentido, observar todo lo que sucede dentro de ellas puede ayudarnos a apreciar mejor la complejidad y la riqueza de la enseñanza en todo el mundo. Esto es lo que ha hecho el Estudio de la OCDE, TALIS Vídeo, (en inglés Global Teaching InSights Study), mediante una combinación única de métodos que incluyen vídeos de las clases, material didáctico, cuestionarios para profesorado y estudiantes, así como resultados cognitivos y no cognitivos en ocho países y economías diferentes: Alemania, Chile, China, Colombia, España (Comunidad de Madrid), Inglaterra, Japón y México.

Este Estudio ha analizado tres ámbitos principales con el fin de proporcionar una imagen global de la calidad de la enseñanza: la gestión del aula, el apoyo socio-emocional y las prácticas de instrucción en las clases, así como las oportunidades a disposición de los estudiantes para aprender los contenidos recogidos en los planes de estudio de los centros educativos.

El procedimiento seguido consistió en la grabación de clases en vídeo y recopilación del material didáctico utilizado en las mismas que era codificado a posteriori, siguiendo protocolos comunes y estandarizados, mediante la asignación de una puntuación que va desde 1 (baja) a 4 (alta). El Estudio reveló que la gestión del aula por parte del profesorado era muy buena (puntuaciones medias entre 3,49 y 3,81), que el apoyo socioemocional al alumnado era adecuado (puntuaciones medias entre 2,62 y 3,26) y que la calidad de enseñanza proporcionada era razonable (puntuaciones medias entre 1,74 y 2,24). El gráfico de la figura 1 muestra la puntuación media de cada país participante para cada ámbito.

Figura 1. Calidad de la práctica docentes por ámbitos

Figura con las puntuaciones de dominios por por países

Fuente: Teaching in Focus N. 37

Aunque las clases son diferentes hoy en día debido a la pandemia mundial que vivimos, hay muchas lecciones que podemos aprender de este estudio mientras nos preparamos para una nueva normalidad. Las conclusiones sacadas de la observación directa de las clases son especialmente interesantes porque la enseñanza es una materia verdaderamente compleja y dinámica, con elementos que es necesario observar y presenciar para poder entenderla mejor. Uno de estos elementos es cómo se gestionan y se organizan las clases y qué papel desempeña el alumnado en ellas. El Estudio revela que predomina la clase magistral dirigida a todo el grupo, con el 88 % de las horas lectivas, mientras que otras metodologías, como la colaboración en parejas o en grupos pequeños de estudiantes, solo se producía en un 22 % del tiempo de clase.

En este último año, con el aumento de la formación en línea, los profesores han tenido que encontrar la manera de motivar a los estudiantes y mantener su interés en el espacio digital. ¿Podría esto dar lugar a nuevas formas de fomentar el compromiso de los estudiantes y su capacidad de acción en las clases? El estudio nos proporciona ejemplos de diversas maneras de gestionar las clases para lograr la adquisición de múltiples competencias y ofrecer variadas oportunidades de aprendizaje al alumnado. Por ejemplo, en Colombia se observó cómo un profesor empezaba una clase con un juego de repaso rápido que conseguía implicar al alumnado motivándoles a la participación activa. En otro ejemplo, el alumnado hacía un role-play sobre problemas complejos del mundo real relacionados con el rendimiento de las producciones agrícolas.

Durante esta crisis se ha puesto de manifiesto que las relaciones humanas y, más ampliamente, el entorno socioemocional son también motores clave del aprendizaje. Las conclusiones del Estudio mostraron que, si bien 9 de cada 10 aulas son entornos suficientemente cálidos y alentadores, aún tienen mucho que mejorar. Estos descubrimientos permiten orientar al profesorado sobre qué es necesario mejorar en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Se puede aprender mucho de las experiencias que se muestran en el Estudio. Por ejemplo, en México se observó cómo una profesora promovía una cultura sólida de respeto mutuo en el aula. Se puede observar en el vídeo como interactúa con cada alumno/a de forma cálida y alegre y mantiene un diálogo constante que da autonomía al alumnado, al tiempo que les anima a pensar en el aprendizaje de sus compañeros/as.

Es probable que todos los trastornos derivados de la pandemia provoquen importantes pérdidas de aprendizaje, sobre todo para los estudiantes más desfavorecidos. Ayudar a nuestros alumnos/as a avanzar en su aprendizaje y a superar estas diferencias será un aspecto clave en muchos centros educativos. En las aulas que participaron en el Estudio no más de 1 de cada 5 profesores proporcionaba al alumnado una retroalimentación completa y detallada. En Japón, por ejemplo, se pudo observar como un profesor elogiaba y alentaba a los estudiantes, reconociendo su esfuerzo y animándoles a continuar y persistir a pesar de sus errores. Observar a otros profesores puede servir como un poderoso estímulo para la autorreflexión y la autoinvestigación de la propia práctica docente.

Esta crisis está convirtiendo el mantra de preparar a los estudiantes para un futuro incierto en un imperativo. Para resolver problemas complejos y desconocidos, los estudiantes necesitan tener un conocimiento profundo de la materia, entre otras cosas. El Estudio ha constatado que toda la riqueza de las matemáticas, que cobra vida a través de sus conexiones y patrones o a través del reto que supone el razonamiento detallado y la formulación de hipótesis, por ejemplo, solo se ve en unas pocas aulas. Sin embargo, sabemos que es posible, como se observa en esta clase japonesa en la que se exploró el pensamiento subyacente a los procesos, o en esta clase mexicana en la que vemos la generalización a través de las representaciones visuales.

Hemos observado una gran variación en cuanto a la forma en que los centros escolares y los sistemas educativos responden a los desafíos cambiantes de la pandemia en todo el mundo, lo que nos recuerda lo mucho que podemos aprender unos de otros. Del mismo modo, el Estudio ha permitido mostrar importantes diferencias en la forma en que los profesores abordan aspectos comunes del plan de estudios. Mientras reflexionamos sobre cómo debe ser la nueva normalidad, no debemos olvidar lo mucho que podemos aprender cuando observamos los enfoques de los demás y luego intercambiamos ideas y debatimos.

La mayoría de nosotros pedimos deseos a principios de cada año. Con las campañas de vacunación en marcha en muchos países del mundo, esperamos que la pandemia quede atrás este año, pero también esperamos aprovechar el extraordinario compromiso de la profesión docente puesto de manifiesto en estos tiempos difíciles, y capacitar a los profesores para que sigan colaborando y aprendiendo más sobre la enseñanza a escala mundial. Para ello, la OCDE ha creado la plataforma Global Teaching InSights, que muestra una serie de recursos y materiales del estudio, incluida una colección de vídeos sobre la enseñanza, y ofrece un espacio para que los docentes de todo el mundo se reúnan y discutan los entresijos y desafíos de nuestra profesión. Hemos visto a los científicos trabajar juntos a nivel mundial para encontrar una solución a la pandemia de la COVID-19, ¿y si pudiéramos hacer que el profesorado pusiera en común sus ideas para hacer que las clases fueran aún más extraordinarias?

 

Más información en:

Blog OCDE: https://oecdedutoday.com/collaborating-with-teachers-worldwide-resolutions-2021/

TIF 37: https://www.educacionyfp.gob.es/inee/publicaciones/publicaciones-periodicas/teaching-in-focus/2020-2021.html

Página web del Estudio de Vídeo Global Teaching Insights: https://www.globalteachinginsights.org/

 

Otros boletines o artículos relacionados:

logo Cofinanciado por Programa Erasmus +