¿Cómo ha afectado la pandemia de la COVID-19 al valor de los títulos universitarios? (Parte 1)

Ofrecemos la traducción de un nuevo artículo publicado en la página web de Eurydice, la red de información sobre educación de la Comisión Europea:

En las políticas de educación superior, las tasas han sido durante mucho tiempo un tema controvertido. Como muestra la publicación de Eurydice “Sistemas nacionales de tasas y ayudas a los estudiantes en la enseñanza superior europea“, existen grandes diferencias de enfoque que van desde los países donde no se establecen tasas hasta los que cobran cantidades considerables al conjunto de estudiantes. Pero ¿qué ha ocurrido durante la pandemia? ¿Tuvieron que seguir pagando los estudiantes? ¿Afectó el cambio a la enseñanza en línea al valor de los títulos que obtuvieron? En el primero de dos artículos que están relacionados, exploramos estas cuestiones con Emilia Kitsiou, estudiante de postgrado de la Universidad Libre de Bruselas (ULB).

¿Qué significa para ti una titulación que tenga una buena relación calidad-precio?

En 2021 finalicé un máster de dos años en la Universidad Libre de Bruselas, pagando 835 euros anuales. A pesar de la pandemia, yo diría que mis expectativas sobre la relación calidad-precio se cumplieron e incluso se superaron. Aunque no quedé totalmente satisfecha con todas mis asignaturas, y sin duda hay margen para mejorar algunas de las instalaciones de la universidad, en general la titulación ofreció una buena relación calidad-precio.

Desde mi experiencia personal, los criterios que yo fijaría para un buen título de postgrado serían la combinación de una enseñanza de calidad y unas prácticas integradas como parte del plan de estudios, junto con la orientación profesional y unas instalaciones y servicios básicos proporcionados por la universidad. Si se cobran tasas, entonces deberían ser asequibles. Para la mayoría de estudiantes en Bruselas eso significaría fijar un límite máximo entre los 500 y los 4 000 € anuales.

Si las tasas superasen los 4 000 € anuales, personalmente tendría unas expectativas mucho mayores en cuanto a los criterios de calidad mencionados, especialmente en lo que se refiere a los servicios de orientación profesional y las instalaciones que ofrece la universidad.

¿Ha afectado la pandemia de la COVID-19 a la relación calidad-precio de tu titulación? De ser así, ¿de qué maneras?

Aunque esta pregunta seguramente será respondida de forma diferente por otros estudiantes, yo diría que la COVID-19 no afectó al flujo general de mi aprendizaje y de mi progreso, ni a mi percepción de la relación calidad-precio de mi titulación. Sin embargo, por supuesto que la pandemia cambió mi vida de estudiante. Lo que más extrañé fue la posibilidad de estudiar en la biblioteca y de ir al gimnasio de la universidad. Así que experimenté un impacto negativo tanto en la mente como en el cuerpo. De todos modos, como las tasas de mi máster son bastante bajas, nunca he sentido que perdiera su valor.

Además, en el segundo año de mi máster (2020-2021), completé las prácticas y escribí el trabajo de fin de máster (TFM). Para esta parte del plan de estudios no tuve que asistir a ninguna clase, por lo que mi contacto necesario con la universidad en su mayor parte no se vio afectado por la pandemia. La única diferencia fue que no pude conocer en persona a quien dirigía mi TFM. Sin embargo, nuestra cooperación a través de las reuniones en línea fue perfecta y mi investigación nunca se vio excesivamente afectada por la falta de reuniones presenciales.

¿Cambió tu universidad las tasas y costes durante la pandemia?

Mi universidad no hizo ningún cambio en las tasas. Estaba en mi primer año de máster cuando comenzó la pandemia y seguí estudiando los dos años. Pagué la misma cantidad de tasas en ambos cursos. Sin embargo, soy consciente de que los países vecinos han adoptado un enfoque diferente. Tengo amistades estudiando en universidades de los Países Bajos y sus tasas se redujeron en un 50 % durante la pandemia.

¿Estaba tu universidad preparada para cumplir con tus expectativas de una titulación con una buena relación calidad-precio después de la pandemia? ¿Qué podría hacer la universidad de forma diferente?

Mi universidad nos ha pedido regularmente a los estudiantes retroalimentación sobre la “fase post-pandémica”. Sin embargo, los verdaderos cambios en el aprendizaje y la enseñanza han tenido lugar gradualmente y conforme a la evolución de la pandemia. Como las tasas en la ULB son bajas, esto puede haber hecho que la universidad sea más resiliente, siempre y cuando no se corte el suministro de financiación pública. Por tanto, no esperaba ver ningún cambio en las tasas cobradas ni en el funcionamiento o la estructura general de mis asignaturas.

Sin embargo, es posible que la universidad pueda considerar cambios para el futuro. Si este es el caso, espero que no se realicen cambios importantes de forma precipitada y que se consideren cuidadosamente las implicaciones para todo estudiante, pero sobre todo para quienes son más vulnerables y están socialmente en desventaja.

Autoría: Nicole Vasileiou y David Crosier.

Para estar al día de las novedades de Eurydice, suscríbete a nuestro boletín informativo o visita las páginas web de la red Eurydice en España y en la Comisión Europea:

Otros boletines o artículos relacionados: