Archivo de la categoría Identidad digital

Filosofía clara en la red y no enredada 2014-04-07 20:29:00

Filosofía en la red abre sus puertas hoy Lunes dia 7 de Abril de 2014

Una reflexión sobre la identidad digital: su importancia

  1. Internet y la web. Lo que empezó siendo un protocolo para comunicación de científicos se ha convertido ya en una revolución que ha cambiado nuestras vidas. En marzo de 1989, hace ahora 25 años, el británico Tim Berners-Lee, creó la web, y podría ser el hombre más rico del mundo si no hubiese decidido que su “invento” fuese público y gratuito.
    Hemos de tener en cuenta no confundir internet y la web, pues no son sinónimos. 
  2. La identidad digital en la educación. 
  3. Algunos datos actuales: Actualmente hay 3000 millones de usuarios de internet en el mundo, un 35% de la población y la previsión es que, en un par de años la cifra llegue a los 5000 millones. En España estamos en cabeza con casi 34 millones de usuarios, el 72% de la población, un porcentaje similar al de EE.UU. Después de 25 años hay 2200 millones de cuentas de correo, se envían 144000 millones de emails cada día y la cifra de páginas web activas suma 23000 millones. Los expertos cfeen que en pocos años internet dejará de ser una comodidad o un lujo para convertirse en un artículo de primera necesidad, como la luz o el gas.

El centro educativo se comunica constantemente ¿Necesita un plan?

Añadir leyenda

Entiendo como la principal misión de un centro es atender a las necesidades educativas de sus alumnos. La primera pregunta que surge con la información anterior es la siguiente ¿Cuál son esas necesidades? ¿Cómo se cubren? … y entonces aparece la complejidad de la afirmación que encabeza este post.

Para cubrir las necesidades formativas, no sólo se debe atender a facilitar una serie de contenidos, habilidades, destrezas o lo que ahora llamamos competencias, sino mucho más: crear un clima de aprendizaje dónde el alumno se encuentre cómodo, y por lo tanto toda la comunidad educativa, y atender a los intereses presentes y futuros (o previsibles en el momento actual) del alumno, establecer unos hábitos y conductas que le ayuden en su formación o autoformación futura.

Cuando establezco los objetivos de un plan de comunicación de centro no debo olvidarme de lo expuesto anteriormente que debe ser la base de cualquier actividad que parta del centro. Atendiendo a esto ¿Qué objetivos deben regir la elaboración del plan de comunicación entonces?

·         Poner en contacto a la comunidad educativa entre sí, creando canales de comunicación efectivos y bidireccionales.

·         Promover las actividades formativas del centro y su participación.

·         Ser un foro de propuestas orientadas a la educación integral del alumno.

·         Abrir canales cercanos a la realidad del alumnado y de toda la comunidad educativa, no sólo como punto de encuentro, sino de exposición del trabajo realizado, de aprendizaje común.

·         Expandir el centro fuera de sus fronteras físicas e integrarlo en la familia, e acercar las rutinas familiares dentro del funcionamiento del centro.

·         Dotar al alumnado de habilidades, destrezas, y buenas prácticas en la interlocución a través de estos canales de comunicación.

·         Promover los contenidos educativos en los canales de comunicación usados en el centro.

·         Dar a conocer y permitir valorar el trabajo realizado por toda la comunidad educativa (docentes, equipo directivo, ampa, padres, alumnado,…)

·         Fomentar lazos de unión y empatía entre la comunidad educativa del centro.

Si reflexionamos sobre a que debería responder el plan de comunicación del centro para que le fuera útil a toda la comunidad educativa deberíamos reflexionar sobre sus principales agentes.

§  El centro educativo necesita una vía ágil de comunicarse con docentes, padres y alumnos, y de recoger propuestas y el plan de comunicación le debería dar respuesta.

§  Los docentes ven facilitada su tarea cuando la comunicación con las familias es constantes, cercana y directa. Además la divulgación de recursos y  propuesta de actividades a través de los canales de comunicación añade una nueva herramienta al aula que se abre al exterior.

§  El alumno se involucrará en el plan de comunicación más tanto y cuanto las actividades se desarrollen en su lenguaje o en medios cercanos y habituales, el permitan ser agente creador de su contenido, y su trabajo sea reconocido dentro del aula “amplia” en el que se encuentra la comunidad educativa.

§  La familia en la mayoría de los casos está deseosa de conocer el trabajo de sus hijos y participar dentro de las limitaciones sobre todo en tiempo y espacio derivadas de trabajar en la sociedad actual, y que el plan de comunicación puede mitigar. El contacto directo con el profesor-maestro facilita también la educación y el cuidado de sus hijos en su casa.

El plan de comunicación debería contar con distintos niveles de privacidad, desde la comunicación pública a todo el centro, a todo el aula, al profesor, al alumnado o solo a los familiares. Debe contar con protocolos o reglas de uso de estas redes, redactadas y aprobadas por toda la comunidad y por cada uno de sus miembros, y de obligatoria aceptación para los miembros de la comunidad que se incorporen posteriormente.

DECÁLOGO SOBRE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y REDES SOCIALES EN NUESTRO CENTRO EDUCATIVO

Hoy día se hace indispensable incorporar las nuevas tecnologías a los centros educativos  en los procesos de aprendizaje y como vehículo de información y comunicación entre toda la comunidad educativa.

1. Cuidaremos nuestra identidad digital y la de los demás miembros de la comunidad educativa

2. Aprenderemos  a utilizar las nuevas tecnologías en el aula dándoles un uso profesional y académico pero nunca personal
3. No divulgaremos ningún tipo de datos personales y familiares en la red de ningún miembro de la comunidad educativo

Logo CuidaTuImagenOnline
4. El equipo educativo ayudará a prevenir el acoso e informará y asesorará a los alumnos para evitar este tipo de conductas
5. Los menores de 14 años necesitarán del consentimiento de sus padres o madres para el uso del teléfono móvil
6. Las redes sociales y los teléfonos móviles se utilizarán en el centro educativo sólo con un uso didáctico  no pudiéndose utilizar para otros fines. Su uso estará restringido en las aulas y espacios que determine el equipo directivo y/o docente

7. Las imágenes y vídeos  que se publiquen serán de grupos de aula o actividades grupales. Se solicitará consentimiento por escrito de los padres y madres de los alumnos para la publicación de
este tipo de imágenes. Sólo publicarán fotografías el equipo directivo o los responsables docentes de cada grupo no estando permitido que los alumnos publiquen fotografías o vídeos
8. Las publicaciones en la Web del centro, blog del aula y grupos de Twitter estarán supervisadas  
por los docentes o miembros del equipo directivos designados a tal fin
9. No se podrán realizar  comentarios ofensivos, insultantes o denigrantes  a ningún miembro de la comunidad educativa suponiendo esto una falta grave contraria a las normas del centro educativo
10. Los normas de este decálogo aparecerán publicadas en el Plan de Convivencia del Centro Educativo

Reflexiones sobre la idea de "Plan de Comunicación de centro educativo"

Me toca reflexionar sobre la necesidad o utilidad de establecer un Plan de Comunicación externa (e interna) de un centro educativo. A priori esto de un nuevo Plan suena a más papeleo. Como si los centros no tuvieran bastante ya con las revisiones del Proyecto Educativo, la Programación general anual, el Plan de Acción Tutorial, el Plan de Atención a la Diversidad, el Plan de Convivencia, el Plan TIC, el Plan Lector, etc… No obstante, puede que el Plan de Comunicación sea una realidad en un futuro próximo como consecuencia de las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías para facilitar la participación de toda la comunidad educativa. Y su implementación, si se diseña bien, una gran ventaja para todos.
Veamos que mejoras podría suponer el Plan para la dinámica de un IES:

  • Para el profesorado facilitaría una mayor colaboración docente intradepartamental (más allá de la reunión semanal), una comunicación más fluida con el equipo directivo y, sobre todo, una coordinación entre los equipos docentes de los diferentes grupos de alumnos, hoy por hoy muy deficitaria. Pensemos cuántas veces se reúnen los profesores de las diversas materias que dan clase a un grupo de la ESO o Bachillerato: normalmente 5 ¡en todo un año! (evaluación inicial, primera evaluación, segunda evaluación, evaluación final ordinaria de junio y la extraordinaria de septiembre). El establecimiento de un canal de comunicación digital entre ellos solucionaría en gran medida esta carencia. Además, respecto a sus alumnos la creación de un aula virtual permitiría complementar la docencia presencial a la par que se refuerza la competencia digital del alumnado; y la comunicación con los padres sería más inmediata y ágil.
  • Para los equipos directivos supondría una auténtica descentralización de su labor al facilitarse la comunicación multidireccional entre profesores, y de estos con sus alumnos y con los padres. Aparte se agilizaría el trabajo de los órganos colegiados como el Consejo Escolar, la Comisión de Coordinación Pedagógica o el Claustro, ya que todos los contenidos informativos podrían ofrecerse por anticipado a través de canales digitales y optimizar el tiempo de reunión presencial para dedicarlo a la reflexión pedagógica. También cabe valorar que la presencia del centro en las redes sociales y la generalización del uso de las nuevas tecnologías mejorará la imagen externa del centro en su entorno y su propio prestigio.
  • Para el alumnado se abriría la posibilidad de acceder a material curricular complementario en diversos formatos digitales (vídeo, imagen, audio, presentaciones, mapas conceptuales…), interaccionar con sus profesores y trabajar cooperativamente en red con sus compañeros. Además, si se opta por una política BYOD (Bring your own device, o sea “Trae tu propio dispositivo”) en el centro, los alumnos descubrirán nuevas posibilidades educativas de sus móviles, tabletas o portátiles.
  • Para las familias la ventaja más evidente es la recepción inmediata de toda la información académica sobre sus hijos (incidencias, absentismo, actividades para casa, fechas de exámenes, calificaciones) y la interacción con los tutores y profesores vía telemática sin verse constreñidos a un horario de visita. Pero además, la puesta en marcha de un canal digital de comunicación facilitará una participación más activa de los padres y madres avanzando hacia una verdadera comunidad de aprendizaje, donde la familia respalde y acompañe al profesorado en la mejora de la convivencia, las actividades extraescolares y el propio proceso de enseñanza-aprendizaje.

Una vez analizadas las ventajas queda reflexionar sobre los obstáculos legales y los canales más adecuados. Siendo conscientes de que vamos a construir una identidad digital del centro como institución con la participación individual de tantos agentes habrá que partir del estudio de la Guía de Comunicación Digital para la Administración General del Estado y de la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal, tomando la precaución de que nuestros alumnos son menores de edad. Recomiendo el modelo de consentimiento del profesor Antonio Omatos del CPR de Logroño. Además, será necesaria una formación básica a toda la comunidad educativa sobre Netiqueta y Riesgos en la Red.
Superados los obstáculos legales y los recelos, que sin duda surgirán, quedaría elegir los canales de comunicación y las condiciones de privacidad de cada uno de ellos. Para empezar el centro debe tener su propia página web (la mayoría ya la tienen) operativa (esto ya no es tan común) y todo docente debe disponer de una cuenta de correo electrónico. Esa web debe estructurarse a base de enlaces para evitar la dependencia de un webmaster sobrecargado de trabajo que se convierta en un obstáculo a la frescura y utilidad de la comunicación. A partir de ahí las conexiones que se establezcan dependerán de los tamaños y características de los grupos. Al equipo directivo o a los equipos docentes de cada grupo (por ejemplo, profes de 1ºA) pueden bastarles crear un grupo de whatsapp para transmitirse información interna y coordinarse a través de smartphone o tableta. En la interrelación docente-discente con el alumnado puede ser útil la combinación de blog del profesor + twitter o facebook (por ser las redes sociales más extendidas) o apostarse por una red social educativa como Edmodo o RedAlumnos (que nos evita problemas legales en 1º y 2º ESO ya que no exigen unas edad mínima de 14 años para registrarse). Y para la participación de las familias, el centro ofrecerá una página abierta en Facebook y una cuenta de Twitter interconectadas.

    Tu identidad digital. Coge las riendas.


    “La Web 2.0 ha contribuido a la construcción de canales multidireccionales e hiperconectados donde los usuarios participan, se expresan, interactúan y colaboran. En este contexto, el ciudadano se muestra con una serie de atributos que definen su personalidad online. Así, la identidad digital está formada por la información sobre un individuo expuesta en Internet (datos personales, imágenes, registros, noticias, comentarios, etc.), que conforma su descripción en el plano digital. La reputación online, por su parte, es la opinión o consideración social que otros usuarios tienen de la vivencia online de una persona o de una organización.
     INTECO. Guía para usuarios: identidad digital y reputación online

    Nuestra Identidad Digital está generada por lo que nosotros subimos a la red y también  lo que de nosotros publican los demás y ahí está el problema: “Está formada por lo que de nosotros hay en la red independientemente de quién lo haya subido”.
    Y la reputación online es “la opinión que se tiene de nosotros basada en nuestra I.D, es decir en lo que sobre nosotros hay en la red”.
    Con la web 2.0 hemos pasado de ser sujetos pasivos, receptores de información a productores y difusores de información y conocimiento. Somos parte de la red y tenemos Identidad Digital y Reputación Online (seamos o no conscientes de ambas).

    Estamos conectados, nuestro alumnado está conectado y creciendo en un mundo, en un entorno altamente digital. Ellos y ellas al igual que nosotros tendrán identidad digital y reputación online.
    Y compartirán nuestro problema, habrá mucha información sobre ellos. Información persistente e incontrolada que tenemos que gestionar que puede ser positiva pero también negativa.
    Las percepciones que de nosotros como docentes y de nuestro alumnado como personas circulen por la red, aunque no podamos controlarlas de manera absoluta si que podemos aprender a gestionarlas en la medida en que sepamos como funciona la red.
    No es momento de enterrar la cabeza como el avestruz, de negar la evidencia. Es hora de educar en la prevención, de formarnos y de convertirnos en docentes activos gestores de nuestra Identidad Digital y procuremos enseñar a nuestro alumnado para que ellos también gestionen y lleven las riendas de la suya.

    De otra parte, velar por nuestra I.D y nuestra reputación online  nos facilita comunicarnos, compartir y aprender con muchos docentes. Será más fácil conectar con ellos , crear un Entorno Personal de Aprendizaje P.L.E y hacer posible ese “claustro virtual” que tanto nos aporta.

    La identidad digital

    AtribuciónNo comercialCompartir bajo la misma licencia Algunos derechos reservados por César Poyatos

    En la Guía sobre Identidad digital y reputación online INTECO define la identidad digital como”el conjunto de la información sobre un individuo o una organización expuesta en Internet (datos personales, imágenes, registros, noticias, comentarios, etc.) que conforma una descripción de dicha persona en el plano digital“.
    Nuestra identidad digital se puede contruir de forma activa a través de nuestra participación en las redes sociales, la publicación en blogs, etc. pero también se generará a través de los comentarios que otros hagan de nuestra presencia en Internet. A través de nuestra presencia en Internet construimos y nos creamos una reputación. Nuestra presencia o ausencia en en páginas, sitios, comunidades, etc. puede ser un elemento clave para construir dicha reputación.
    Todas nuestras acciones dejan una huella, un rastro que nos va definiendo y presentando hacia y para los demás. Como docentes, el tratamiento de nuestra identidad digital, de esa traza que vamos dejando es fundamental por diversas razones:

    • Con respecto a la sociedad en general: la reputacioón es, junto con nuestra presencia analógica uno de los elementos claves de nuestra relación con los demás. Nuestro trato presencial se construye desde el trato social (tradicional) y nuestra reputación digital.
    • Con respecto a otros profesores: Nuestra presencia en las comunidades y en las redes sociales supone intervenir con y entre un conjunto de profesionales. Nuestro comportamiento digital facilitara la integración y la colaboración en estas comunidades. Nuestro prestigio digital facilitará que otros compañeros nos sigan y por tanto colaboren con nosotros. Que podamos ayudar y ser ayudados.
    •  Con respecto a nuestros alumnos. Muchas veces encontramos en las noticias información sobre que se ha despedido a un trabajador como consecuencia de acciones en las redes sociales. Debemos ser conscientes de que, como docentes, estamos siempre en el punto de mira de nuestros alumnos, que somos un modelo y que, por lo tanto, podemos servir de ejemplo para ellos. Nuestras huellas digitales facilitan información a nuestros alumnos sobre

    Atribución Algunos derechos reservados por vancouverfilmschool

    Por último, la participación digital supone un conocimiento tácito del uso herramientas digitales, Los docentes nos hemos ido alfabetizando digitalmente según ha ido progresando el uso de Internet, nuestros alumnos, los padres, etc. pueden haber sido nativos digitales, haber participado en este proceso o haber actuiado como meros espectadores. La gestión de nuestra identidad, en este ámbito, facilitará la percepción que debe tener la sociedad, del uso sano de las tecnologías y de su impartancia en el siglo XXI.
    La identidad digital del docente, junto con su reputación y su trabajo a pie de aula va a determinar la relación con todos los agentes que participan en el hecho educativo.

    Identidad digital y derecho al olvido

    Buenas tardes!
    Durante estas semanas estoy haciendo un curso de formación titulado: “Educación conectada en tiempos de redes” y una de las actividades consiste en elaborar nuestra propia identidad digital. Así que en estas estamos 🙂  y lo primero es saber en qué consiste la identidad digital.

    Tras un rato buscando por la red y darme de bruces con varías páginas de creación de certificados digitales he recordado que nuestros amigos del Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación – INTECO suelen realizar muy buenas guías y estudios relacionados con la aplicación de las nuevas tecnologías en nuestra vida diaría. Y efectivamente, en un par de clicks tenía en mi pantalla una guia para usuarios acerca de la identidad digital y reputación online.

    Como siempre l@s chic@s del INTECO han hecho un gran trabajo y explican de forma sencilla y clara en qué consiste la identidad digital; como le puede afectar nuestras acciones, o las acciones de terceros, y como podemos actuar en el caso de que, por ejemplo, seamos acosados en alguna red social, o queramos reclamar nuestro derecho al olvido.

    Con respecto a este último punto, el pasado 25 de Junio del 2013 el abogado general del Tribunal de Justicia de la UE estableció que los buscadores/indexadores de contenido no tienen porqué eliminar de los resultados de sus búsquedas información relativa a un usuario, dando prioridad al derecho a la información sobre el derecho al olvido. A día de hoy la única opción que tiene un usuario de internet de evitar que alguna información relativa a su persona no aparezca al realizar una búsqueda en google o bing es ir a la fuente de esa información, solicitar que la retiren y esperar a que los buscadores actualicen la información indexada. Las conclusiones finales del abogado NIILO JÄÄSKINEN se pueden leer aquí.

    Los usuarios de las nuevas tecnologías debemos ser conscientes de que nuestra identidad digital es tan importante como nuestra identidad analógica ya que todas nuestras acciones desde un navegador o desde nuestro smartphone pueden ser registradas y utilizadas posteriormente, ya sea para ofrecernos un descuento en un viaje, como para que una empresa a la que le hemos mandado nuestro curriculum vea las fotos de nuestra despedida de solter@ colgadas en el facebook. De hecho, ya existen herramientas como Maltego que realizan búsquedas organizadas partiendo de un nombre o una dirección de correo, enlazando la información de forma que por ejemplo establezcan una relación entre un perfil de facebook y la notificación de un desahucio en el boletín oficial correspondiente.

    Espero que mi primer post no os haya aburrido : )
    Un saludo!!

    La Identidad digital y su impotancia para el/la docente


    Identidad digital

    Se entiende por identidad digital la imagen que proyectamos sobre nosotros mismos a través de los soportes digitales y cómo nos ven los demás. Desde el momento en el que intervenimos y formamos parte del entramado de la Web 2.0 tenemos una identidad digital. Cada paso que damos en la red va dejando una huella digital (en ocasiones muy difícil de borrar) que va conformando poco a poco nuestra identidad digital. En la vida cotidiana es frecuente que el modo de comportarnos en nuestro entorno personal y en nuestro entorno profesional no sea igual pero en la identidad digital ambos campos se entremezclan. Es por ello que gestionar adecuadamente nuestra reputación digital es especialmente importante. En el siguiente enlace http://noticias.universia.cr/en-portada/noticia/2013/08/26/1044910/9-consejos-cuidar-identidad-digital.htmlse enumeran algunos consejos para cuidar la identidad digital, considero el primero de ellos el más importante: utilizar el sentido común. Además del sentido común hay que acostumbrarse a prevenir para no tener que reaccionar:

    A través de nuestra identidad digital (que es eminentemente pública) somos capaces de comunicarnos y exponernos ante muchas personas (alumnos/as, sus familias, compañeros/as,…) es, por lo tanto, un ejercicio de responsabilidad mantener una buena reputación digital. Así se recoge en la “Guía para usuarios: identidad digital y reputación online”

    Tenemos la responsabilidad de ejercer el máximo control sobre nuestra identidad digital pero siempre siendo conscientes que no depende exclusivamente de nuestras acciones. También la percepción que los internautas tengan de nuestras publicaciones/intervenciones y las publicaciones que otros/as hagan sobre nosotros/as y el uso que otros/as puedan hacer de lo que nosotros hemos publicado… Son muchos factores los que intervienen y por eso hay que ser extremadamente cuidadosos e inculcar estos hábitos en nuestros alumnos y alumnas.

    Para un docente en el ejercicio de su profesión la creación de una identidad digital tiene importancia ya que nos permite acompañar a nuestros alumnos y alumnas  en su proceso de aprendizaje y además nos permite conectarnos con otros profesionales y así elaborar nuestro Entorno Personal de Aprendizaje.

    Es importante conocer los riesgos que puede correr nuestra reputación y nuestra identidad digital y ser consciente de las medias de seguridad que debemos adoptar y transmitir esta preocupación y actitud a nuestros alumnos y alumnas.

    En la  Guía de Identidad para usuarios de Inteco se enumeran una serie de consejos:

              Consultar las políticas de uso del servicio

              Elegir quién puede ver nuestros datos

              Realizar un seguimiento periódico de nuestros datos

              No facilitar datos personales excesivos

              Proteger nuestra propia privacidad y la de los demás

              Reflexionar antes de publicar en internet y usar el sentido comú

              Si se da el caso denunciar ante la policía o Guardia Civil