Archivo de la categoría Identidad digital

Identidad digital



La identidad digital y la importancia de la misma para un docente


Queramos o no, todos tenemos presencia en la Red, todos tenemos una identidad digital. Tenemos una “huella digital” que se puede rastrear: una foto, nuestra tesis doctoral, trabajos con alumnos… y no podemos pretender borrar y controlar todo lo que circula sobre nosotros en las Redes sociales.


Además internet no olvida y supone una inevitable pérdida de privacidad ¿Cómo conseguir un equilibrio? 

Asumo la frase dicha por Luis Alonso (fundador y director General de Weblogs) “Dedicar esfuerzo a construir tu propia identidad digital ya no es opcional. Es un acto de pura responsabilidad”.  Me parece necesario que seamos activos en la creación y gestión de nuestra identidad digital y de nuestra reputación online y escojamos bien los contenidos generados por nosotros mismos, ya que no tenemos control sobre lo que otros publican de nosotros 

Lo que se publica en la Red debe corresponderse lo más posible con la imagen o identidad que nosotros queremos tener en el mundo digital tanto en el contexto personal como en el profesional. Nuestra identidad como personas estará compuesta de la que mostremos en el mundo digital y de la que tengamos en el mundo analógico. Ambas son igual de reales e importantes. 

El mundo de lo digital es un extraordinario medio de comunicación social, muy amplio, complejo donde todo se amplifica, no se controla, todo tiene un gran impacto, se pierde privacidad, la información sobre nosotros perdura y se puede distorsionar 

“Identidad digital y su influencia en las redes sociales”
 “Guías INTECO”

¿Y cómo profesores como nos afecta nuestra identidad digital?

Me parece esencial cuidar la imagen que proyectamos en la Red y redes sociales, ser activos en la buena gestión de nuestra identidad digital profesional, donde establezcamos nosotros los servicios web de utilidad profesional en los que nos damos de alta, establecer el tipo de información que queremos publicar (documentos, videos…), cómo y cual queremos que sea la información en nuestros blogs (personales y/o profesionales) o páginas web.

Nuestra identidad digital profesional será determinante en nuestra reputación profesional online, en nuestra forma de relacionarnos profesionalmente con otros profesores y con nuestros alumnos, en nuestras formas de aprendizaje más interactivas y colaborativas a través de las redes y nuestro Entorno Personal de Aprendizaje (PLE), participación en redes sociales para docentes o trabajando en nuestra labor diaria educativa con otra metodología más actual provechosa tanto para alumnos como para nosotros compartiendo materiales o trabajos en dropbox, google drive u otras plataformas o redes sociales

http://www.wikisaber.es/comunidadwiki/blogs/blogpost.aspx?id=15101&blogid=63860
http://www.wikisaber.es/comunidadwiki/blogs/blogpost.aspx?id=15529&blogid=63860

Parece ser  tan importante el tema que hasta hay Universidades que imparten cursos sobre cómo difundir y promocionar la identidad digital e investigadora del profesorado.

La identidad digital y su importancia para los docentes

En mi opinión, la identidad digital tiene una relevancia creciente, que muchas veces nos pasa desapercibida. Forma parte de nosotros mismos, y es algo que tendemos a olvidar. Es necesario estudiarla con cierto detenimiento para comprender mejor su repercusión.

Existen diferentes acepciones de “identidad digital”. De hecho, algunos autores como Córica (2013) tratan de ser eclécticos y se centran en tan solo dos acepciones: la asociada a la imagen y el lugar por la que un individuo es reconocido en la comunidad virtual, y la asociada a la huella digital. Sin embargo, aunque Córica (2013) sugiere quedarse con la primera de las acepciones, en las aportaciones de la mayoría de los autores consultados ambas acepciones llegan a confundirse.

Torres y Santa (2013) definen la “identidad digital” como “el conjunto de rasgos que caracterizan a un individuo o colectivo en un medio de transmisión digital”. No obstante, recuerdan que “la identidad digital no existe a priori”, por lo que debe ser  creada y vinculada al “individuo o colectivo mediante las herramientas web 2.0”.

De acuerdo con Castañeda y Camacho (2012), la identidad digital tiene una “parte personal” y una “parte social”. Así, la “parte personal” de la identidad digital se configura por lo que “hacemos” en la red; y la “parte social” deriva de las “relaciones” que establecemos en la red. A su vez, estas “relaciones” se compone de dos dimensiones: las influencias que ejerce nuestro entorno, y las que ejercemos nosotros sobre él. Este entorno influye en nuestras decisiones. Además recoge las “huellas” que vamos dejando, y estas son utilizadas por terceras personas para formarse una “imagen” acerca de nuestra personalidad, gustos, creencias…

Componentes de la “identidad digital” según Castañeda y Camacho (2012)

Asimismo,  Llorens (2011) le otorga también una especial importancia a lo que “hacemos” en la red, y las “huellas” que vamos dejando. En este sentido, señala que “la identidad digital se construye a través de producciones, no a través de afirmaciones”.

En relación con la importancia de la “identidad digital” para los docentes, Llorens (2011) sostiene que existe un fuerte vínculo entre la “identidad digital” y la “innovación educativa”. Explica que los “servicios comunicativos” son cruciales para formación e la “identidad digital”, y que a través de estos es posible promover la educación en valores. Considera que las redes ofrecen muchas herramientas de las que los docentes pueden servirse para fomentar la colaboración del alumnado.

Del mismo modo, Torres y Santa (2013) consideran necesario estimular “la educación activa y participativa del estudiante” para facilitar la “adquisición de competencias digitales” de “todos los actores partícipes de la educación”. Es decir, tanto docentes como discentes. Para ello, proponen una transformación de los modelos tradicionales de docencia hacia “modelos más flexibles abiertos y participativos”. En concreto, hacia los Entornos Personales de Aprendizaje o PLE (Personal Learning Environment).

¿Conoces tu Identidad Digital?

(Imagen por César Poyatos)

____________________________________________

¿Te has “googleado” alguna vez?
¿Cuál es tu “reputación online“?
¿Has oído hablar de la “Netiqueta“?
¿Sabes cuál es el poder real de las redes?

____________________________________________

No, no estoy hablando en una lengua muerta ni en un dialecto perdido del swahili. Todos estos conceptos están de radiante actualidad y, día tras día, están cogiendo mayor importancia en nuestra vida. A la hora de buscar trabajo, ingresar en alguna organización, conocer gente o, simplemente en nuestra vida cotidiana, lo que hay sobre nosotros/as en la red puede influir o decantar la balanza hacia un lado u otro.

El concepto de Identidad Digital es un concepto relativamente nuevo, ya que ha surgido a raíz del paso de la Web 1.0 a la Web 2.0.

(Imagen por Dion Hinchcliffe)

La internet Web 1.0, no era mucho más que un “escaparate” en el cual unos pocos subían contenidos a la red y otros muchos consumíamos eses contenidos. El paso a la Web 2.0 ocasionó una revolución. Los consumidores pasaron a ser también productores de contenidos, es decir, todo el mundo puede subir contenidos a la red y consumir contenidos de la misma.
Todo esto supuso un avance enorme ya que la cantidad de contenidos se incrementó exponencialmente pero, también llevó consigo que todos/as podrían poner a disposición del mundo cualquier cosa.
¿Cuál es el peligro de todo esto? El mayor peligro es que la Red tiene memoria casi-perpetua. Cualquier cosa que se publique hoy estará a la vista de todos/as, y permanecerá ahí “per sécula, seculorum” ya que los servidores (grandes equipos de almacenamiento de los datos de la red) no están accesibles al público y, por motivos de seguridad, suelen ser replicados varias veces por si alguno falla.
En este vídeo podemos ver, claramente, de lo que estamos hablando.
Creo que es sumamente importante inculcar a nuestro alumnado la importancia que tiene el “controlar” las cosas que subimos, o que suben de nosotros, a la red. Para ello podemos proponer tres formas de actuación:
  • Establecer unos grados de privacidad correctos en las redes sociales: cerrando nuestros perfiles a aquellas personas que no conocemos en la vida real.
  • Tener en cuenta las normas de la Netiqueta, teniendo un comportamiento correcto y respetuoso cuando estamos en la red hacia el resto de los usuarios
  • Realizar una búsqueda de vez en cuando en el Google (googlearse), para ver que cosas hay publicadas sobre nosotros.

Todos estas son recomendaciones fundamentales para evitar situaciones embarazosas en un futuro.

Carlos Mariño Pego

La identidad digital en el ámbito escolar

    
     Comenzaré esta reflexión diciendo que hay que ser cuidadosos con lo que se publica o se enseña si lo que queremos realmente es influir de manera positiva sobre nuestros alumnos. Por ello debido a que las nuevas tecnologías envuelven hoy en día nuestra sociedad, y yendo más lejos el mundo entero deberemos ser cautelosos.

       Resulta interesante tanto para las personas como para las instituciones, en este caso los centros educativos, proyectar una imagen positiva.
Esto supone un esfuerzo por parte de los docentes ya que no es tan simple como crear una página web o un blog con vistosas animaciones sin explicar a los alumnos su realización o su mantenimiento. Es necesario que todo esto refleje las actividades del centro usando todos los recursos disponibles, incluidas las redes sociales.

     Algunas de las tareas que deben llevar a cabo los centros educativos son las siguientes:
– Favorecer el auto aprendizaje en nuestros alumnos.

– La colaboración con los demás, es decir, el trabajo en equipo.

– Potenciar la publicación de trabajos escolares que favorezcan la identidad de los alumnos y su imagen.

– Respeto por el esfuerzo de los demás.

– Mantener el contacto entre alumnos y profesores.

– Mostrar y enseñar a los niños cómo convivir en Internet respetando la privacidad e intimidad de los demás.

    Todos estos puntos van a favorecer por un lado el aprendizaje práctico por parte de los alumnos y por otro lado el apoyo a la docencia presencial. Esta sería una realidad mediante la cual se llegaría al aprendizaje práctico de la convivencia a través del uso de las redes con fines docentes. La confluencia de ambos aspectos prepará a los niños y jóvenes a vivir la Red como un lugar de trabajo y oportunidades y no sólo de ocio. 

Es importante que para que consigamos estos objetivos existan una formación en el profesorado, conociendo los riesgos existentes o los frenos que nos pueden surgir en el día a día para poder subsanarlos. Pero a decir verdad los beneficios superan con creces los aspectos negativos.

     También cabe mencionar el papel que ejercer los padres en esta formación ya que no se les puede dejar solos en Internet a edades tempranas.
Me gustaría concluir esta entrada diciendo que considero necesario el uso de las tecnologías en el ámbito escolar desde un contexto controlado y minucioso por parte de la escuela. Desde esta les podemos enseñar, mostrar, guiar, pautar y aportar el valor didáctico para que puedan emplearlo de una manera eficiente en su futura vida profesional. Por ello resulta importante que desde pequeños los niños vean la importancia de unir el contextos familiar y escolar para que exista una continuidad en dicho proceso.

   Las fuentes utilizadas para dicha reflexión son las siguientes:

Identidad 2.0


Identidad 2.0,también llamada identidad digital, es la revolución anticipada de la verificación de la identidad en líneautilizando tecnologías emergentes centradas al usuariotales como el standard OpenID o Microsoft Windows CardSpace. Se encuentra dentro de la teoría de la Web 2.0, donde enfatiza en un modo simple y abierto método de identificación en transacciones cuyo proceso es similar al mundo real, como por ejemplo una licencia de conducir.
La identidad digital, por tanto, puede ser definida como el conjunto de la información sobre un individuo o una organización expuesta en Internet (datos personales, imágenes, registros, noticias, comentarios, etc.) que conforma una descripción de dicha persona en el plano digital.
La reputación online es la opinión o consideración social que otros usuarios tienen de la vivencia online de una persona o de una organización. Existe una completa guía elaborada por el INTECO que podemos descargar aquí.
Apuesto por una nueva identidad “hibrida”, nuestra identidad es ahora la mezcla de nuestra identidad analógica y nuestra identidad digital. Es una identidad híbrida. Y cada vez será más así. Por tanto considero más que fundamental la reflexión sobre la gestión de la misma.
Ser consciente de la privacidad de los datos personales en Internet y del uso que se puede hacer de estos datos se convierte en una pieza clave para la gestión de nuestra identidad digital.

La identidad digital para un docente

Mi primer artículo en mi primer blog va a tratar sobre la identidad digital y la importancia de esta para un docente.

Antes que nada decir que mi desconocimiento de esta materia me ha descubierto cosas como que existen páginas de internet dedicadas a este asunto en exclusiva como about.me donde tienes tu identidad digital plenamente actualizada. Mi toma de contacto con esta materia me ha llevado a hacer algo a lo que era muy reacia, como es hablar sobre mí misma y colgar fotos mías en la Red, porque las personas que guardamos en exceso nuestra intimidad no solemos compartir nada de nosotros mismos. Quizá cambie mi punto de vista a este respecto, pero con los peligros que vienen asomando en este campo no estoy muy tranquila. Para personas como yo y también para nuestros alumnos han surgido sitios donde nos hacen algunas recomendaciones para estar bien conectados y que nuestra navegación sea segura.

También incluso el cuidar nuestra identidad digital es conveniente para encontrar trabajo, porque las empresas rastrean la reputación online de sus candidatos. Según un artículo publicado en el ABCTecnología,  hay que seguir unos consejos para no arruinar nuestra identidad digital; uno de ellos es practicar el egosurfing o buscar nuestro propio nombre en internet. Si vemos algo que no nos gusta, podemos acudir a la Agencia Española de Protección de Datos y ahí nos dicen cómo rectificarlo.

En cuanto a la importancia de la identidad digital para un docente, es muy interesante porque podemos hacerles ver a nuestros alumnos cómo caminar seguros por las redes sociales a las que ellos son tan adictos. Los problemas del cyberbulling, grooming y sexting deben ser prevenidos por nosotros como docentes y también como padres. En este sentido, se ha celebrado el “Congreso de Seguridad e Identidad digital. Redes sociales en Educación”, el pasado mes de abril donde se ha debatido sobre este tema.

Incluso hay que cuidar la identidad digital del centro docente, porque la imagen positiva o negativa del mismo es muy importante para la reputación de ese centro. En este sentido se han creado blogs donde se puede comentar sobre este tema. Me parece un asunto para reflexionar, porque cabría preguntarse si existen centros educativos de primera y segunda categoría, debido a su reputación online o no.

La identidad digital de un centro docente también se convierte en un eje decisivo para configurar los centros innovadores del futuro. Así la innovación educativa está muy ligada a los conceptos de presencia e identidad digital activa, esto es, la creación de redes y subredes de comunicación, colaboración y participación de los componentes de una comunidad escolar. Así se recoge en el artículo Identidad digital e innovación en los centros educativos.

En conclusión, hoy en día somos lo que somos a través de nuestra identidad digital: docentes, alumnos, centros educativos, todos estamos en la red y tenemos que participar todos en común, pero sin descuidar nuestra reputación online y cuidando de los menores que, a veces, comparten demasiado de sí mismos.
Un saludo.

Identidad digital

En la sociedad actual donde las Tecnologías de la Información y comunicación han alcanzado un auge tan importante es necesario que cualquier docente tenga bien definido su identidad digital en la red. Si partimos de la siguiente definición de identidad digital:
 
La identidad digital, por tanto, puede ser definida como el conjunto de la información sobre un individuo o una organización expuesta en Internet (datos personales, imágenes, registros, noticias, comentarios, etc.) que conforma una descripción de dicha persona en el plano digital.” (Guía para usuarios: identidad digital y reputación online).
 
Donde se destaca que dicha identidad es la información que nosotros como individuos generamos dentro de la red, por lo que considero importante considerar las siguientes cuestiones que abordar antes de generar diferentes perfiles en la red: ¿Qué dejo ver de mí?, ¿qué ven los demás de mi?, ¿quién me influencia?, ¿a quién reflejo? ¿a quién influencio? y ¿en quién me reflejo?.
 
Estas cuestiones son de gran importancia puesto que nuestros alumnos pueden realizar en cualquier buscador información sobre cualquier persona incluso información sobre sus profesores, pudiendo acceder de esta forma a información que quizás no deseamos mostrar al alumnado.
 
 Al mismo tiempo pueden surgir problemas cuando nuestro nombre aparezca asociado a una foto que no hemos subido nosotros y pueda hacerse una mala manipulación de dicha foto con el fin de dañar nuestra reputación, por ello considero que debemos plantearnos la necesidad de disponer de un perfil profesional donde aparezcan nuestras preferencias profesionales y por otro lado un perfil personal donde podamos compartir imágenes, videos, etc., con familiares y amigos de forma que un alumno no pueda tener acceso a dicha información.
 
 En ese sentido tenemos que considerar que es una tarea ineludible de los centros educativos el enseñar a los alumnos a manejar su vida privada y profesional a través de Internet ya que éste ha pasado a formar parte de aquello que las personas deben saber administrar, no solo en su vida de adulto, sino ya desde el primer momento que entran en la Red y creen cualquier perfil dentro de alguna red social que puede dañar su imagen en un futuro profesional cuando alguna empresa quiere buscar información sobre su persona.
 
La identidad digital por lo tanto es la impresión que tienen de nosotros desde fuera, de lo que se puede conocer y hablar de nosotros, por ello es nuestra obligación, no controlar lo que se diga, sino gestionar nuestra identidad digital para preservar nuestros. La identidad digital requiere respeto y tolerancia.
 
En la siguiente presentación Identidad digital: Influencia en las rede sociales de Gerardo Chunga Chinguel, donde se nos plantean las siguientes cuestiones: • ¿Qué es una identidad digital?, • ¿cómo se construye una identidad digital?, • ¿cómo gestionar eficazmente la identidad digital profesional? • Ejemplos y herramientas para gestionar la identidad digital.
 
Podemos obtener bastante información referente a la identidad digital y cómo podemos elaborarla. En el siguiente video se puede obtener mayor información sobre la identidad digital
 

Docentes e identidad digital

            
     
   
    La transformación vital que ha supuesto  la última gran revolución tecnológica, el desarrollo Internet y su Red de redes, implica una metamorfosis  definitiva de la visión que el individuo tiene de uno mismo, así como de sus relaciones interpersonales o sociales. El desarrollo de las TIC, conlleva, necesariamente, el desarrollo de una nueva Identidad unida a nuestras vivencias en la Red: la identidad digital. A partir de  Guía para usuarios: identidad digital y reputación online, definiremos identidad digital como:



     La identidad digital, por tanto, puede ser definida como el conjunto de la información sobre un individuo o una organización expuesta en Internet (datos personales, imágenes, registros, noticias, comentarios, etc.) que conforma una descripción de dicha persona en el plano digital.



Propiedades de la identidad digital (OCDE)



            Por lo general, el individuo tiene claro cómo gestionar su identidad considerada realo analógica, pero suele encontrarse con dificultades a la hora de regular su identidad en la red y más teniendo en cuenta que el perfil de esa identidad digital no solo viene condicionada por la propia visión de la realidad del individuo o por sus  propias acciones, sino también por la visión que de dicho individuo tienen otros usuarios y por las opiniones que sobre ellos vierten. A continuación, un vídeo de la  CBC TV americana de hace algunos años (2007) sobre el origen y controversia del concepto:




            Más complejo, si cabe, resulta, a nuestro juicio, la gestión de la identidad digital en el caso de los docentes, teniendo en cuenta de que, en su caso, en la conformación de su identidad digital, entran en juego otros factores que condicionan la imagen virtual del profesor y que no afectan al usuario común de la Red como son las siguientes:


a)      La necesidad de conciliar, de forma equilibrada, dos perfiles virtuales, uno de carácter personal y otro de índole profesional.


b)      La obligación de establecer límites claros y definidos entre una y otra identidad, atendiendo a los principios de privacidad, confidencialidad, usabilidad  y responsabilidad.


c)      La obligatoriedad, por razones profesionales, de desarrollar una constante colaboración con los diferentes agentes que forman parte del desarrollo del proceso de enseñanza: profesores, padres y alumnos.


d)      La exigencia de controlar, proteger y regular el contenido y difusión de sus obras conforme a los principios de propiedad intelectual y derechos de autor derivados de su actividad profesional docente.


Pero nos gustaría acercarnos hoy al análisis de las relaciones docente-discente y su repercusión en la identidad digital de ambos agentes. A la hora de analizar este fenómeno, será necesario tener en cuenta varias premisas:


a)      La más que probable diferencia entre el acercamiento a las TIC de profesor y alumno: visitantes, en el caso del profesor, y residentes, en el supuesto de los alumnos (White, David y Le Cornu, Allison (2011): “Visitantes y Residentes : Una nueva tipología para el usuario digital”), lo que condiciona la “relación digital” entre ambos y, por tanto, el desarrollo de sus identidades digitales.


b)      La diferenciación entre la concepción que, de partida, poseen profesor y alumno en cuanto al as TIC: herramientafrente a juguete.


c)      La distinta visión, en origen, por parte de ambos agentes de los principios que deben regular una adecuada gestión de la identidad digital: extimidad frente a intimidad; responsabilidad frente a irreflexibilidad; predominio de la función social de las Redes (alumnado) frente a la función eminentemente práctica que otorga el profesorado a las TIC…


d)      El diferente papel que docente y discente juegan en el proceso de enseñanza (guía frente a educando) y que les debe otorgar roles distintos en el mismo y en la configuración de su identidad digital.


Como consecuencia de lo anteriormente descrito, la identidad virtual de los docentes en su relación con el alumnado deberá establecerse conforme a los siguientes principios:

a)     El docente servirá de acompañamiento y guía en el proceso de forja de la identidad digital del alumno. Lo avalan su madurez intelectual y moral. Bien es cierto que el discente aventaja al docente en competencia digital en la mayoría de los casos, pero este hecho, en lugar de poder ser considerado un obstáculo, deberá servir para mejorar la conectividad entre ambos en beneficio de sus propias identidades virtuales.

b)     Será imprescindible, por respeto a la identidad virtual de discente y docente, establecer límites, claros y aceptados por ambos, entre lo académico y lo personal, con el compromiso de no superar  las fronteras acordadas por las dos partes.

c)     Profesor y alumno entenderán la utilidad de las TIC y Redes en una perspectiva más amplia que el mero uso para el desarrollo de competencias en una determinada materia. Redes y TIC habrán de servir, en un uso transversal, para el desarrollo de valores como privacidad, confidencialidad, responsabilidad, todo ello no solo como parte de la construcción de la identidad digital, sino también de la real.


                                                                                    

     BIBLIOGRAFÍA:


      White, David y Le Cornu, Allison (2011): “Visitantes y Residentes : Una nueva tipología para el usuario digital”. Recuperado en: <http://ciiepatagones.com.ar/sitio/wp-content/uploads/2013/02/Visitantes-y-Residentes-una-nueva-tipolog%C3%ADa-para-el-usuario-digital-.-D.White_.-A.Le-Cornu.pdf>. Acceso: 10 de octubre de 2013.

      VV.AA (2012): Guía para usuarios: identidad digital y reputación online. Recupèrado en: <http://www.inteco.es/guias/Guia_Identidad_Reputacion_usuarios>. Acceso: 13 de octubre de 2013.

      Pérez-Lanzac, Carmen y Rincón, Reyes (2009): “Tu ‘extimidad’ contra mi intimidad”. Recuperado en: <http://elpais.com/diario/2009/03/24/sociedad/1237849201_850215.html>. Acceso: 13 de octubre de 2013.

      VV.AA. (2013): Educación conectada en tiempos de redes. “Identidad y educación online”. Recuperado en: <http://formacion.educalab.es/eva2013-14/pluginfile.php/137847/mod_imscp/content/1/identidad_digital_y_reputacin_online.html>. Acceso: 10 de octubre de 2013.




  

La identidad 2.0, un futuro prometedor

La identidad 2.0, también llamada identidad digital, es la identidad en línea utilizando tecnologías emergentes centradas al usuario tales como el standard OpenID o Microsoft Windows CardSpace. Se encuentra dentro de la teoría de la Web 2.0, donde enfatiza en un modo simple y abierto un método de identificación en transacciones cuyo proceso es similar al mundo real, como por ejemplo una licencia de conducir.

Según el grupo de análisis industrial Burton Group, en Identidad 2.0 el uso de la identidad se parece más a los sistemas de identidad offline actuales, con las ventajas de un medio digital. Como en el mundo real, se le suministra al usuario un documento certificado que contiene afirmaciones. El usuario puede entonces elegir enseñar esta información cuando la situación lo requiera.

Un gran obstáculo para la creación de la identidad 2.0 es la infraestructura existente.

Un sistema de identidad 2.0, permitiría a los usuarios usar una única ID que es transparente y flexible en vez de usar múltiples nombres de usuario y contraseñas para registrarse en sitios web. La identidad 2.0 está centrada en el usuario. Requiere transacciones identificadas entre usuarios y agentes (páginas web) usando datos verificables, proporcionando así transacciones a las que sea más fácil seguir el rastro.

Como desventaja podemos decir que usar una identidad todo el tiempo puede llevar a la corrosión de la privacidad. Especialmente en los siguientes casos:

  1. Cuando los usuarios no escogerían habitualmente una identidad fuertemente autentificada pero son forzados a ello por propiedades del sistema o por presión del mercado
  2. Cuando acciones no relacionadas son enlazadas con el propósito de predecir o controlar el comportamiento de un usuario.

 
Para más información, acudid a la Wikipedia 

    Identidad Digital-Online Identity

    La identidad digital es esencial en la labor docente ya que permite identificar aquellas actividades, planteamientos u opiniones que pueden revertir desde la red. 

    La importancia de enseñar actitudes de Netiqueta va a permitir que nuestros alumnos 

    adquieran hábitos que después pondrán en práctica como usuarios de la red y en su 

    práctica cotidiana. 

    Cuando uno identifica la autoría, esta realizando una presentación de si mismo. 

    Esta identificación de nombre o también la de pseudónimos o la icónica garantiza en el 

    contexto escolar la fiabilidad de aquello que se muestra, crea o se referencia.


    Un ejemplo de Elena Díaz puede ilustrar lo que la wikipedia define como Online Identity y a 

    continuación se detalla en inglés:

    An online identityinternet identity, or internet persona is a social identity that an Internet user establishes in online communities and websites. It can also be considered as an actively constructed presentation of oneself. Although some people prefer to use their real names online, some internet users prefer to be anonymous, identifying themselves by means of pseudonyms, which reveal varying amounts of personally identifiable information. An online identity may even be determined by a user’s relationship to a certain social group they are a part of online. Some can even be deceptive about their identity.
    In some online contexts, including Internet forumsMUDsinstant messaging, and massively multiplayer online games, users can represent themselves visually by choosing an avatar, an icon-sized graphic image. Avatars, digital representations of oneself or proxy that stands in for a person in virtual worlds, are how users express their online identity.[1] As other users interact with an established online identity, it acquires a reputation, which enables them to decide whether the identity is worthy of trust.[2] Some websites also use the user’s IP address to track their online identities using methods such as tracking cookies.[original research?]
    The concept of the personal self, and how this is influenced by emerging technologies, are a subject of research in fields such as psychology and sociology. The online disinhibition effect is a notable example, referring to a concept of unwise and uninhibited behavior on the internet, arising as a result of anonymity and audience gratification.[citation needed]