Competencias clave en la práctica: ¿Nos subimos a las nubes con el CEIPS Santo Domingo?

“Director, te vemos muy estresado, y nuestros padres también están muy estresados. ¿Hace cuánto tiempo que no paráis, hace cuánto tiempo que no miráis el paisaje, hace cuánto tiempo que no estáis en las nubes?”

Esta fue la pregunta que planteó un grupo de alumnos del CEIPS Santo Domingo de Algete (Madrid)cuando, en el marco de un proyecto de creación empresarial, exploraban sobre las necesidades que se encontraban en su vida diaria. Es así como surgen las ideas y los profesores despiertos las captan al vuelo y sirven de guía a sus alumnos para materializarlas. Lo que resulta de este proceso es clave para que los niños desarrollen competencias.

El centro con la Fundación Créate, desarrolló un programa en los niveles de 5º y 6º de Primaria y 1º de ESO llamado Creamos nuestro proyecto en el que los alumnos diseñaron, de forma totalmente autónoma, un proyecto empresarial liderado por ellos mismos. Partiendo de la detección de necesidades, trataron, posteriormente, de dar respuesta a esa necesidad mediante un servicio o un objeto concreto.

Proyecto crea tu empresa

Surgieron tres grupos de alumnos, con tres ideas que se convirtieron en pequeñas empresas. Pero no se trata de meros conceptos, estas ideas se materializaron en un plan de empresa, con sus estudios de mercado y sus herramientas de marketing y de difusión. El trabajo se organizó por equipos: un equipo de coordinación, un equipo de comunicación, un equipo de contabilidad y una serie de estudiantes con funciones concretas que forman parte de diversos equipos (desarrollo web, social media, recopilación de datos…).

gabinete prensa

Uno de estos proyectos surgió de la pregunta con la que hemos empezado esta noticia. A un pequeño grupo de estudiantes, mirando al cielo, se les ocurrió la idea de “Súbete a las nubes” que, finalmente, desembocó en la realización de un vídeo de relajación. Para hacerlo, este grupo de estudiantes logró involucrar, de forma coordinada, a más de 300 niños y niñas para colorear más de 2.000 fotogramas con los que realizaron un vídeo de nubes en movimiento con música relajante. Que, por cierto, ¡es todo un éxito de ventas!

Otro grupo ha ideado un programa de apadrinamiento de árboles y plantas, el proyecto “Los forestales”. La propuesta consiste en que la persona que apadrine una planta o un árbol reciba, en su correo electrónico, fotografías de cómo va creciendo, y, si lo desea, también puede visitar el centro para ver in situ la planta o el árbol que lleva su nombre.

Otro grupo de alumnos, creador del proyecto “El círculo de la vida”, decidió contar la historia de los ancianos de la residencia contigua al colegio y, por su parte, los ancianos contaron la de los estudiantes, en una suerte de vídeos donde cada uno de ellos se ponía en la piel del otro.

Una propuesta como la de este centro fomenta la iniciativa y la creatividad de los estudiantes, logra que los alumnos se sientan capaces de desarrollar cambios en su entorno cercano y en la sociedad. De esta forma, cooperan en la búsqueda de diversos objetivos, trabajan en equipo y, especialmente, se enfrentan a nuevos retos y a la búsqueda de las soluciones a los problemas y necesidades que debemos afrontar en la vida. Pero, además, el hecho de que los alumnos diseñen propuestas concretas y las llevan a cabo de principio a fin favorece que sean competentes en la vida.

Este centro, de Educación Infantil, Primaria y Secundaria, ha puesto en marcha una gran variedad de propuestas que tienen como base la creatividad, la innovación tecnológica y la participación activa del alumnado. Su enfoque metodológico se centra en lograr que sean los propios estudiantes quienes gestionen su aprendizaje. Por ello, se desarrollan proyectos como el Gabinete de Comunicación para propuestas humanitarias y culturales; el proyecto de creación de contenidos educativos multimedia o el proyecto de Oratoria con Televisión Online –con el canal de formación, el canal de animación a la lectura y el canal de actividades– Radio Online y Periódico Online.

De esta forma, las actividades generales que se realizan en el aula permiten al alumnado compartir sus investigaciones, publicarlas de diferentes formas y hacer partícipes de sus progresos a toda la comunidad educativa: el aprendizaje deja de ser un misterio.

Si el propio alumno descubre su mundo y analiza sus necesidades, se convierte en el protagonista de su aprendizaje. ¡Todo un modelo a seguir!