Mentalidad de crecimiento para lograr mayor equidad

Autora: Josefina Pascual Montenegro

¿Por qué ciertos estudiantes prosperan cuando se enfrentan a una adversidad mientras que otros se retraen ante ella? Las investigaciones de Carol Dweck (2006)[i] han demostrado que el punto de vista que las personas adoptan consigo mismas influye directamente en la forma en la que se desenvuelven en su vida. A partir de ello, se han construido dos conceptos: mentalidad fija y mentalidad de crecimiento. Mientras la primera se refiere a creer que la inteligencia es innata e inmutable, la segunda se relaciona con la creencia de que las propias habilidades pueden mejorar gracias a la dedicación y el esfuerzo. Estas creencias subyacentes sobre la inteligencia pueden afectar la motivación por el aprendizaje y el rendimiento de los estudiantes.

Figura 1. Mentalidad fija vs. mentalidad de crecimiento

Mentalidad fija vs Mentalidad Crecimiento

Fuente: Mindsetworks

Con la pandemia de COVID-19 que se prolonga, tener una mentalidad de crecimiento resulta un factor clave a la hora de hacer frente a la situación. Para aquellos estudiantes que son capaces de establecer sus propias metas de formación, elaborar estrategias de aprendizaje y dominar su progreso, el cierre de las escuelas puede ser una experiencia enriquecedora. Mientras que para los estudiantes acostumbrados a ser guiados en su proceso de aprendizaje y que no tienen interés de hacerlo de forma autónoma, la experiencia puede ser devastadora.

En la edición 2018 de PISA se midió por primera vez la mentalidad de crecimiento en 77 países o economías y en el boletín 112 de PISA in Focus, motivo de este artículo, se da a conocer cómo la mentalidad de crecimiento se relaciona con el rendimiento y el bienestar de los estudiantes de 15 años y sus posibles implicaciones en términos de equidad.

¿Cómo se relaciona la mentalidad de crecimiento con el rendimiento académico y el bienestar en PISA?

Siguiendo la teoría, los estudiantes con mentalidad fija creen que sus talentos son innatos y se centran en validar su capacidad, evitando desafíos ya que los altos niveles de esfuerzo y las adversidades, son para ellos, una señal de baja capacidad. Por el contrario, los estudiantes con mentalidad de crecimiento consideran que la capacidad es flexible y se esfuerzan por desarrollarla estableciendo metas de aprendizaje que supongan nuevos retos. Además, consideran el esfuerzo como una parte inherente al proceso de aprendizaje y los contratiempos como desafíos enriquecedores a los que enfrentarse. Por lo tanto, los estudiantes con una mentalidad de crecimiento pueden superar a sus compañeros de mentalidad fija debido a su característico esfuerzo en vistas a alcanzar su máximo potencial, evitando permanecer en su zona de confort. Además, suelen experimentar un mayor bienestar, ya que su concepción positiva sobre el fracaso y los desafíos, disminuyen potencialmente la ansiedad (Dweck y Yeager, 2019).

Mentalidad de crecimiento y rendimiento en lectura, matemáticas y ciencias.

Teniendo en cuenta el perfil socioeconómico, en promedio en los países de la OCDE que participaron en PISA 2018, los estudiantes con mentalidad de crecimiento obtuvieron mejores puntuaciones, en relación con los estudiantes con mentalidad fija tal y como puede observarse en la Figura 2.

Rendimiento Mentalidad de Crecimiento

Mentalidad de crecimiento y miedo al fracaso

Los estudiantes que manifestaron tener mentalidad de crecimiento mostraron un índice más bajo de miedo al fracaso en 76 de 77 países y economías, relación que se mantiene a la hora de tener en cuenta el perfil socioeconómico de los estudiantes y los centros escolares. Esto confirma la teoría de la mentalidad de crecimiento, es decir, que los estudiantes con mentalidad de crecimiento tienen menos miedo a las adversidades.

Mentalidad de crecimiento y satisfacción con la vida

En casi la mitad de los países/economías, los estudiantes con mentalidad de crecimiento presentaron mayor satisfacción con su vida. En promedio, en los países de la OCDE, un estudiante con mentalidad de crecimiento tiene más probabilidades de considerar su vida satisfactoria en 27 puntos porcentuales. Estos resultados sugieren que la mentalidad de crecimiento puede brindar cierta protección psicológica frente a los desafíos que se presentan en la vida.

¿Quién se beneficia más de tener una mentalidad de crecimiento?

El análisis de los datos de PISA refleja una relación positiva entre la mentalidad de crecimiento y el rendimiento académico. Sin embargo, se notan diferencias entre subgrupos específicos.

Según los resultados obtenidos en PISA, tanto las chicas, como los estudiantes desfavorecidos e inmigrantes que tienen mentalidad de crecimiento, presentan mayores ventajas en comparación con los chicos, y los estudiantes favorecidos y no inmigrantes que cuentan con el mismo tipo de mentalidad.

La brecha de rendimiento en lectura entre los estudiantes que presentan y no presentan una mentalidad de crecimiento fue mayor en promedio para las chicas (una diferencia de 42 puntos) que para los chicos (una diferencia de 39 puntos). Esta brecha promedio de 3 puntos en los países de la OCDE es estadísticamente significativa. De manera similar, la brecha de desempeño relacionada con la mentalidad de crecimiento promedio alcanzó 12 puntos en lectura entre estudiantes desfavorecidos y aventajados, y 9 puntos en lectura entre estudiantes inmigrantes y no inmigrantes (Figura 3).

Figura 3. Relación entre mentalidad de crecimiento y desempeño, por características de los estudiantes

Relación entre mentalidad de crecimiento y desempeño, por características de los estudiantes

Fuente: PISA in Focus 112

Estos resultados se relacionan con la literatura que indica que la promoción del desarrollo de la mentalidad de crecimiento, desde las escuelas, puede aminorar los efectos negativos de las percepciones de segregación, las aspiraciones limitadas y la privación económica en el rendimiento académico de los estudiantes.

Se ha indagado, además, en la relación entre la mentalidad de crecimiento y el género con el fin de explicar las diferencias de los resultados en las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM). Se ha sugerido que las mujeres son más vulnerables a los efectos negativos de una mentalidad fija en la capacidad matemática (Dweck, 2007; Good, Rattan y Dweck, 2012). Por lo tanto, la mentalidad de crecimiento puede ayudar a evitar los pensamientos negativos y cambiar las percepciones sobre las habilidades matemáticas que impiden un rendimiento mejor para muchas alumnas (Degol et al., 2018). Además, se ha encontrado que en comparación con los recursos disponibles, el tipo de mentalidad podría ser un predictor más significativo del éxito académico de los estudiantes de bajos recursos (Claro, Paunesku y Dweck, 2016).

En conclusión, son muchos los beneficios que los estudiantes pueden obtener gracias al desarrollo de una mentalidad de crecimiento, especialmente aquellos vulnerables que corren un mayor riesgo de tener un rendimiento deficiente. Los datos obtenidos en PISA 2018 abren una nueva vía para diseñar políticas y estrategias que promuevan la equidad y reduzcan la brecha de rendimiento entre los diferentes grupos de estudiantes.

El equipo directivo y docente tiene la gran responsabilidad de motivar a sus estudiantes, demostrarles que, a pesar de los grandes obstáculos a los que se pueden enfrentar, pueden ser capaces de superarlos con esfuerzo y dedicación. Se debe evitar resaltar el error como algo negativo. Se debe pensar el error como un aliciente para el aprendizaje que no limita a nada. El error invita a mejorar para la próxima oportunidad que se nos presente. Errar es aprender.

Más información en:

PIF 112. Can a growth mindset help disadvantaged students close the gap? (English)

Otros artículos relacionados:

¿Cómo se relacionan los resultados de PISA con los logros en la vida adulta?

Informe PISA sobre “Equidad en Educación”


[i] Dweck, C. (2006), Mindset. Random House.