Acciones clave para apoyar a los docentes, a los líderes escolares y a los formadores de profesores

El documento de trabajo de la Comisión Europea «Supporting the Teaching Professions for Better Learning Outcomes» considera un número de acciones clave en los Estados miembros de la UE para apoyar a los docentes, a los líderes escolares y a los formadores de profesores:

  • Definir las cualidades y competencias que necesitan los profesores: los docentes del siglo XXI necesitan contar con un conjunto más amplio y sofisticado de competencias, aprovechando al máximo las últimas tecnologías y metodologías.
  • Rediseñar los sistemas de contratación para atraer a la profesión a los mejores estudiantes: Para ello habrá que reforzar los programas de educación del profesorado y conseguir que la profesión docente sea atractiva para los graduados con mejores expedientes, especialmente en ciertas asignaturas. También habrá que tomar medidas para que haya un mayor equilibrio entre profesores y profesoras en los distintos niveles.
  • Asegurar que todos los nuevos docentes tienen acceso a un programa de iniciación profesional que les apoye en sus primeros años en la profesión.
  • Asegurar que los profesores participan en actividades de desarrollo profesional que deberán ser colaborativas y centrarse en la mejora del aprendizaje de los alumnos. Además, en época de crisis económica hay que explorar el uso de la movilidad virtual, como e-twinning, y los cursos online.
  • Proporcionar feedback a los profesores sobre su trabajo que servirá para guiar y ayudar al profesorado a reforzar sus puntos fuertes y a superar sus debilidades profesionales. Este feedback deberá encontrarse en el marco de un sistema de evaluación del profesorado.
  • Permitir que el equipo directivo del centro se centre en la mejora de la enseñanza y no en tareas administrativas. Para ello hay que definir claramente las tareas de los líderes educativos y desarrollar mecanismos de apoyo administrativo.
  • Reforzar la contratación y continuación en el puesto de los equipos directivos, prestando atención a que haya una mayor paridad entre mujeres y hombres.
  • Desarrollar vías de desarrollo profesional eficientes para los equipos directivos: Los programas de liderazgo escolar pueden incrementar el atractivo de la profesión y debe incluir un periodo de iniciación profesional con un gran apoyo y que se centre en la adquisición de las competencias necesarias para dicho cargo.
  • Desarrollar un perfil específico de las competencias que requieren los formadores de profesores. Estas competencias incluirán no solo competencias de enseñanza básicas, sino también competencias en investigación, pedagogía y didáctica. Si la calidad de los formadores aumenta, aumentará a su vez la calidad de la enseñanza en general y el resultado de los alumnos.
  • Reforzar la colaboración entre todos los agentes involucrados en la formación del profesorado. Las políticas educativas deben apoyar el desarrollo de grupos y redes de trabajo para asegurarse de que los formadores de los profesores están representados en los diálogos sociales y profesionales.

Para más información: 
Documento de trabajo de la Comisión Europea: 
http://ec.europa.eu/education/news/rethinking/sw374_en.pdf