"El valor añadido de los profesores"

Los autores Raj Chetty y John Friedman de la Universidad de Harvard y Jonah Rockoff de la Universidad de Columbia evalúan, en su documento de trabajo “The long-term impacts of teachers. Teacher value-added and student outcomes in adulthood”, la calidad del profesorado basándose en los resultados obtenidos por sus alumnos. Este enfoque se conoce con el término de modelo del valor añadido (VA). Para ello se evaluaron unos 3 millones de alumnos, entre niños y adolescentes, del grado tercero al octavo. Las evaluaciones tuvieron lugar entre los cursos 1989-2009.
Las pruebas basadas en el modelo del valor añadido son muy útiles a la hora de identificar a los buenos profesores puesto que son éstos los que obtienen los mejores resultados. Se evidencia el hecho de que ser buenos no implica que sean los que tengan los salarios más altos. Como conclusión se establece que hay políticas educativas susceptibles de cambio que ayudarían a mejorar la calidad de la enseñanza y que posteriormente repercutirían en un beneficio social y económico tales como:
  • utilizar el modelo del valor añadido
  • cambiar la estructura salarial
  • mejorar la formación del profesorado
La primera parte del estudio expone que las puntuaciones de los alumnos varían, positiva o negativamente, en función del valor añadido del profesor que tengan. Estos resultados permiten medir el efecto de los profesores en los resultados académicos de los alumnos.

La segunda parte del estudio analiza la influencia de los profesores con alto valor añadido sobre las  salidas a largo plazo de sus alumnos:
  • más posibilidades de ir a la universidad
  • ganar mejores salarios
  • vivir en mejores barrios
  • ahorrar más dinero para su jubilación
  • menor incidencia de maternidad/paternidad durante la adolescencia
Los resultados muestran la importancia de que un alumno esté en una clase con un profesor con alto valor añadido. El riesgo que aporta el estudio es el fenómeno denominado “teaching for the test”, dado que los profesores podrían preparar a sus alumnos para las pruebas o decirles las respuestas durante las mismas, falseando los resultados; otro posible peligro es que los alumnos obtengan un bajo rendimiento en estas pruebas para perjudicar al profesor.

A pesar de estos riesgos, este método es la mejor herramienta para identificar a los buenos profesores y el trabajo que realizan con el alumnado.

Para más información: 
Descarga del documento de trabajo: