Buenas prácticas políticas de promoción de liderazgo escolar

La Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) estableció en el año 2010 el proyecto Metas Educativas 2021 con una finalidad enormemente ambiciosa: mejorar la calidad y la equidad en la educación para hacer frente a la pobreza y a la desigualdad y, de esta forma, favorecer la inclusión social en los diferentes países iberoamericanos. Entre las diferentes acciones que la puesta en marcha del proyecto ha supuesto, una de las principales es el seguimiento de las once metas generales, desagregadas en veintiocho metas específicas y concretadas posteriormente en treinta y nueve indicadores. Este compromiso se concreta en un informe bienal de progreso, que lleva por nombre Miradas sobre la educación en Iberoamérica. Además, el proyecto Metas Educativas 2021 previó la elaboración de otros informes complementarios de carácter específico que ofrecieran especial interés para los países iberoamericanos.

El séptimo informe Miradas sobre la Educación en Iberoamérica de 2017 resultó un monográfico sobre el Desarrollo profesional y liderazgo de directores escolares en Iberoamérica, e incluía un capítulo de análisis de buenas prácticas sobre dirección educativa, es decir, “ejemplos exitosos de cambio en modos de hacer que mejoran un estado de cosas existente y que comportan una serie de criterios o estándares a los que se atienen” (Abdoulaye, 2003:3).  Sin embargo, el resultado de este análisis dio lugar a una información heterogénea, difícil de sistematizar y difundir.

Se observó que, aunque todos los países cuentan con experiencias destacables, existen claras dificultades para identificar acciones como buenas prácticas. La inexistencia de criterios claros sobre su definición así como la carencia de herramientas de sistematización conlleva que, en ocasiones, muchas de las acciones que se ponen en marcha no se puedan estructurar para su socialización.

El análisis realizado puso de manifiesto también la importancia de la contextualización, como parte central de la tarea de identificación de buenas prácticas. Conocer y entender la realidad específica en la que una actividad produce consecuencias positivas es primordial para analizar y comprender el éxito de la propuesta y, en última instancia, poder difundirla y replicarla.

En este contexto, se ha considerado recomendable abrir la reflexión sobre marcos conceptuales en torno a la definición misma de buena práctica en materia de liderazgo del director escolar, avanzar en la identificación y construcción de criterios claros y consensuados, así como en el diseño y elaboración de instrumentos que ayuden a la sistematización y difusión de estas experiencias útiles y positivas para el conjunto de los países de la región.

La propuesta de trabajo fue presentada en la 76º Reunión del Consejo Directivo (Buenos Aires, agosto 2017), siendo aprobada por los ministros de educación iberoamericanos la realización de una “Herramienta de evaluación de buenas prácticas en material de liderazgo directivo a nivel de administraciones públicas”.

Los objetivos que se plantearon son los siguientes:

  • Elaborar el marco conceptual y una propuesta de criterios para la caracterización de una buena práctica en materia de liderazgo escolar, que oriente la definición de políticas educativas en este ámbito.
  • Desarrollar una herramienta que permita a las administraciones públicas, institutos de evaluación y otras instituciones, la autoevaluación de sus políticas en materia de liderazgo educativo.

La coordinación y dirección de este estudio está a cargo del INEE de España y el IESME de la OEI aunque ha contado también con la participación del INEE de México. Los países iberoamericanos, a través del Consejo Rector del IESME, aprobarán definitivamente la propuesta.  Tras la elaboración y revisión del marco teórico de partido, en la actualidad se están identificando las dimensiones e indicadores de la propuesta. Para ello, diferentes grupos de expertos de la administración, del ámbito académico y técnicos especialistas en estadística están analizando y validando el contenido del documento. Se prevé que estos trabajos finalicen para la presentación de la herramienta final en junio de 2019.