LA ESCUELA RURAL ESPAÑOLA ENTRE LAS MÁS RESILIENTES EN PISA 2015

Autor: Rogeli Santamaría Luna

Al leer el título Equidad en la educación: derribando barreras para la movilidad social esperaba encontrar numerosas referencias al factor rural, pero sólo se cita 3 veces. Esto mismo sucede en los informes generales de la OCDE sobre PISA y otros que los desarrollan (Santamaría, 2017). Pero también encontramos datos positivos en España, como el hecho de un mayor porcentaje de resiliencia del alumnado rural respecto del de zonas urbanas, como se constata sólo en 12 de las 72 jurisdicciones participantes en PISA 2015, casi todas del noroeste de Europa.

De forma genérica PISA 2015 ratifica conclusiones anteriores: los estudiantes desfavorecidos no solo tienen padres con niveles de educación más bajos, que suelen tener trabajos mal remunerados y menos prestigiosos, sino que además tienen más probabilidades de tener antecedentes inmigrantes, hablar en casa un idioma diferente al que se habla en la escuela, vivir en áreas rurales y en hogares monoparentales, haber repetido un curso y estar inscritos en un programa vocacional, todo lo cual está asociado, en la mayoría de los países, con un bajo rendimiento académico. (OECD, 2018: 96-97).

No obstante, en esta publicación de la OCDE podemos encontrar más datos sobre escuelas rurales en las que hay estudiantes que logran superar las dificultades contextuales y sus antecedentes, son los estudiantes resilientes.

PISA consideraba alumnado resiliente aquel que posee un nivel socioeconómico desaventajado, pero obtiene excelencia académica frente a los estándares internacionales, con logros muy superiores a los que cabría esperar por sus condiciones previas (OCDE, 2018: 98). Se supone que son los estudiantes de entornos desfavorecidos que tienen más capacidad de progresar en el sistema académico y social. Esta definición no atendía el logro del alumno en su propia jurisdicción (indicador de ascenso académico nacional) ni si lograba alcanzar un nivel elevado en las competencias básicas (lectura, matemáticas y ciencias naturales) que le permitan desarrollar sus capacidades en niveles posteriores o en otros estados.

Por ello, PISA 2015 define 3 tipos de resiliencia académica. Un estudiante es resiliente nacional si procede de un entorno desventajado en su país, pero obtiene puntuaciones del cuartil superior en ciencias de su propio país. Además, es resiliente en habilidades básicas si logra en Lectura, Matemáticas y Ciencias un nivel de logro superior a 3.  (OCDE, 2018: 98). Un estudiante se clasifica como internacionalmente resiliente si está en el cuartil inferior del índice socioeconómico y cultural de PISA (ISEC) en el país / economía de evaluación y en el cuartil superior del rendimiento en ciencias entre los estudiantes de todos los países / economías, después de tener en cuenta el ISEC. (OCDE, 2018: 117).

En esa publicación el factor de la resiliencia rural es casi pasado por alto porque pesa muy poco en el contexto de la OCDE con una brecha urbano-rural que oscila entre los 2,7 y 4,4 puntos porcentuales, muy inferior a la que confiere la brecha del nivel socioeconómico de la escuela entre las más desfavorecidas y las que tienen un alto nivel, aventajadas: desde 23 de diferencia en resiliencia nacional hasta 33 puntos en resiliencia en habilidades. (OECD, 2018: 108-110). No obstante, en las tablas 3.4, 3.8 y 3.6 se refiere la localización de las escuelas para resiliencia nacional, internacional y de habilidades (OECD, 2018: https://doi.org/10.1787/888933831032), según el criterio PISA (menos de 3.000 habitantes es rural, más de 100.000 urbano).

Como resultado del análisis visual de las 3 tablas se concluye lo siguiente:

nacional internacional habilidades
Sin datos 18 18 18
Brecha U-R negativa 12 14 14
Brecha U-R positiva 42 40 40
total 72 72 72

En la mayor parte de jurisdicciones con estadísticas suficientes y válidas sobre localización de las escuelas la brecha de resiliencia urbano – rural es positiva, lo que significa que los alumnos desfavorecidos de zonas urbanas suelen ser más resilientes que los de zonas rurales.

La excepción son 12 jurisdicciones. En Austria, Dinamarca, España, Estonia, Finlandia, Alemania, Islandia, Irlanda, Noruega, Reino Unido, Estados Unidos y Argelia el alumnado rural es más resiliente que el alumnado urbano en los tres tipos de resiliencia citados. Cabe indicar que en casi todos ellos el nivel socioeconómico es superior a España y excepto Argelia todos presentaban niveles de logro mejores que nuestro país.

En la resiliencia internacional se suman a las jurisdicciones anteriores Nueva Zelanda y Suiza que tienen también brecha negativa urbano-rural.

En la resiliencia por habilidades se añaden a las 12 jurisdicciones Costa Rica, Indonesia y Suiza.

No encontramos ningún estado del sur de Europa donde haya mayor porcentaje de resiliencia rural que urbana, excepto España.

Si atendemos la ruralidad como factor de desventaja habría que valorar su efecto en distintos países de nuestro entorno sobre la resiliencia académica, que posibilite la mejora de los resultados de las escuelas rurales.  Por este motivo se presentan datos al respecto de España, Francia, Italia, Portugal y la media de la OCDE.

Porcentaje de resilientes por ubicación de la escuela respecto de cada jurisdicción en ciencias, respecto del logro de las 3 habilidades básicas y respecto de la media en ciencias de PISA 2015

Resiliencia nacional Resiliencia internacional Resiliencia en habilidades
Total R I U U-R Total R I U U-R Total R I U U-R
% % % % % dif. % % % % % dif. % % % % % dif.
España 11,9 16,6 11,4 12,5 -4,1 38,8 40,6 38,6 39,3 -1,2 24,4 27,3 24,0 25,3 -2,0
Francia 9,3 8,5 9,5 9,1 0,6 26,5 18,0 27,6 26,5 8,4 23,8 17,1 25,0 23,1 6,0
Italia 12,1 2,9 11,7 18,9 16,0 26,4 11,3 26,7 34,1 22,8 20,8 8,7 20,9 28,9 20,2
Portugal 11,0 10,2 10,3 11,9 1,7 37,9 26,2 37,0 44,1 17,9 25,6 17,3 24,9 28,8 11,5
OCDE 11,3 10,0 11,2 12,3 2,7 29,0 25,9 29,0 30,8 4,4 25,2 22,4 25,1 26,8 3,8
Max-min 2,6 13,7 2,3 9,8 20,1 12,4 29,3 11,9 17,6 24,0 4,8 18,5 4,3 5,8 22,1

Fuente: Tablas 3.4, 3.8 y 3.6 de  OECD (2018)   https://doi.org/10.1787/888933831032

Nota: se ha resaltado en negrita los datos que corresponden con brecha estadísticamente significativa.

De todo lo anterior, en relación a España cabe destacar:

  • En relación a los países europeos más cercanos al nuestro, España lidera la resiliencia rural nacional, internacional y en habilidades. Este dato debería ser objeto de un estudio más profundo para comprobar que realmente las escuelas rurales contribuyen a fomentar en su alumnado esta capacidad para, colectivamente, ser escuelas rurales resilientes, necesarias para el futuro del medio rural en España.
  • En caso de profundizar, España podría llegar a ser modelo en el sur de Europa, puesto que en cuanto a resiliencia rural en los tres aspectos valorados en PISA 2015 podemos alinearnos con los países europeos que lideran los resultados en PISA.
  • Tanto los informes de la OCDE como FOPROMAR sugieren que la escuela rural puede ayudar a superar las deficiencias de los entornos rurales, si se adapta a sus comunidades y recibe la atención necesaria para hacerlo, de forma flexible.

Se puede acceder al artículo completo en: http://blog.intef.es/inee/wp-content/uploads/sites/5/2020/01/ESCUELARURAL_ES_RESILIENTES_PISA-2015_rev1.pdf